La contienda por las 16 demarcaciones políticas de la Ciudad de México, que a partir de este año serán gobernadas por la figura de alcaldías con concejos ciudadanos se ha convertido en una fuerte disputa, principalmente en entre las alianzas encabezadas por Morena y el PRD.

Los candidatos que buscan conseguir el voto ciudadano para convertirse en los primeros alcaldes de la ciudad asumen que será una administración de transición y que si bien no se pueden comparar con las figuras de presidentes municipales y ayuntamientos que funcionan en el resto del país, tendrán más facultades para generar mejores políticas públicas encaminadas a solucionar los problemas de la ciudadanía.

Desde que los ciudadanos de la capital del país pueden elegir a sus autoridades locales, el PRD ha mantenido una hegemonía.

De los 80 jefes delegacionales electos entre el 2000 y el 2015, 57 han surgido del PRD y sus aliados, mientras que el PAN sólo ha tenido 16 en ese mismo periodo.

El PRI se ha mantenido siempre como una lejana tercera fuerza política. En ese lapso sólo ha conseguido el triunfo en cuatro ocasiones.