A ocho meses del sismo del 19 de septiembre que dejó a miles de personas sin hogar en la Ciudad de México, las autoridades no han liberado recursos para destinarse a la rehabilitación y reconstrucción de viviendas.

Alejandra Guerrero, habitante de Girasoles III, delegación Coyoacán, acusó que el dinero se ha destinado principalmente para sanear drenajes, rehabilitación de calles, luminarias y demás obra pública en lugar de canalizarlo para atender directamente a los damnificados.

“A la fecha no se ha destinado nada para vivienda, ningún damnificado ha recibido el apoyo para rehabilitación y reconstrucción, todo ha sido a través de créditos, inclusive los estudios que dijeron que iban a pagar para que la gente de otros predios tuvieran su proyecto no han sido liberados, porque los lineamientos salieron el 20 de abril”, contó en entrevista.

En el caso de Girasoles III, unidad habitacional compuesta por siete edificios y más de 200 departamentos, fueron los mismos vecinos quienes a través de la cooperación lograron tener la dictaminación de los inmuebles y generar un proyecto ejecutivo para la rehabilitación de los edificios.

La organización vecinal logró que un experto en estructuras cobrara sólo 80,000 de los 300,000 pesos para la elaboración del proyecto ejecutivo de reconstrucción.

Aparte, vecinos del edificio Centauro, ubicado en Doctor Lucio 102, colonia Doctores, acusaron “incumplimiento” a los acuerdos tomados con las autoridades capitalinas. Alejandro Avilés, administrador del edificio, señaló que el Gobierno de la CDMX insiste en la demolición, cuando los dictámenes abren la posibilidad de que el inmueble sea reforzado.

Indicó que, ante el contraste de los dictámenes, acordaron realizar un tercero y realizar estudios de mecánica de suelos y seguridad estructural para conocer la situación real del edificio de 56 departamentos; sin embargo, a la fecha no han tenido respuesta ante el compromiso.

Así mismo, Francia Gutiérrez, del Multifamiliar Tlalpan, dijo que ante la no liberación de recursos para vivienda se suma la “burocracia” para poder acceder a ellos, ya que son múltiples los requisitos que deben cumplir los damnificados.