A diferencia de su esposa, la Procuraduría General de la República (PGR) sí pudo consignar al ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. La PGR libró una orden de aprehensión contra el ex alcalde por el delito de secuestro.

El ex presidente municipal fue recluido en un penal de alta seguridad de Almoloya en el Estado de México, el pasado 5 de noviembre, por los delitos de delincuencia organizada, secuestro y homicidio calificado en contra del líder social guerrerense Arturo Hernández Cardona, a quien Abarca habría asesinado a sangre fría, con dos disparos en la cabeza mientras le decía: Me voy a dar el gusto de matarte , según relató uno de los sobrevivientes.

El lunes, la esposa de Abarca, María de los Ángeles Pineda Villa, recibió un auto de formal prisión por sus probables vínculos con el grupo delincuencial Guerreros Unidos, al que presuntamente otorgó protección y apoyo económico desde el 2005. Pineda se encuentra recluida en un penal de Nayarit, presa por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, debido a que la PGR no ha podido fincar delitos en contra de ella por el ataque y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

De acuerdo con el director de la Agencia Criminal de la PGR, Tomás Zerón de Lucio, Abarca ya pudo ser formalmente acusado por la desaparición de los jóvenes estudiantes de Guerrero mediante la orden de aprehensión librada por un juez.

Tomás Zerón dijo que la PGR agotó ya todas las líneas de investigación en el caso de los 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos y por el hecho han declarado 385 personas y se han girado 221 órdenes de aprehensión contra 97 personas por diferentes grados de responsabilidad.

[email protected]