En el IFAI hubo sobresaltos. Comisionados exhibieron el descontento interno por la designación de Gerardo Laveaga como comisionado presidente. Ángel Trinidad reprochó que esté al frente, pues mantiene rezago en el desahogo de las resoluciones, ha sido calificado como perezoso, emite votos en función de los apapachos que reciba, se queda dormido, pide reparto en nombramientos, viajes y viáticos. Incluso podría haber obtenido un voto a cambio de otorgar impunidad y no sancionar a Sigrid Arzt por conflicto de intereses en los recursos de revisión.

Al día de hoy, el comisionado Laveaga tiene un rezago de 291 asuntos, a diferencia de todos los demás que rondamos en promedio los 163, es decir, tiene 130 asuntos de los ciudadanos pendientes de resolución por falta de ganas. ¿Cuándo los resolverá? , cuestionó Ángel Trinidad en el evento protocolario, en donde Gerardo Laveaga rindió protesta.

Me sorprende que mis colegas hayan dado su voto a alguien a quien en cada reunión privada dictan de perezoso. El comisionado Laveaga ha recibido serias y múltiples reprimendas, gritos incluso de quienes votaron por él, porque no hace su trabajo. De hecho, yo tuve que escribirle un correo en el que lo conminaba a ponerse a trabajar . A las comisionadas María Elena Pérez-Jaén y Sigrid Arzt les pidió hacer públicos los argumentos por los cuales votaron en favor de Laveaga Rendón.

El viernes, los comisionados se reunieron para elegir al Comisionado a suceder a Jacqueline Peschard. Laveaga Rendón alcanzó el mínimo de tres votos. Desde que fue propuesto -por Felipe Calderón- como integrante del IFAI, ONGs acusaron a Laveaga de no cubrir el perfil para ser Comisionado. Ayer, Ángel Trinidad recordó que se había incorporado al IFAI en abril del 2012 y desconocía las leyes de transparencia. Incluso, hace un par de semanas nos dijo que dado que él formaba parte de un cuerpo colegiado, entonces quería su 20% de nombramientos, de viajes, de viáticos. El IFAI no es un botín que pueda repartirse , le alegó.

Recordó, además, que durante el debate en el Senado con motivo de las reformas en materia de transparencia, Gerardo Laveaga se quedó dormido y reconoció que se durmió porque se aburrió. ¿Le aburre el tema señor Comisionado?

No puedo olvidar que alguna vez nos dijo que su mayor aspiración era ser aristócrata inglés , puntualizó.

Gerardo Laveaga dijo que en días próximos dará respuesta a cada crítica hecha y aseguró que pese a señalamientos, no estaba enojado.

jreyes@eleconomista.com.mx