La acusación del Partido Acción Nacional (PAN) de un supuesto desvío de recursos de la deuda de Coahuila para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto carece de pruebas, por lo que forma parte de una campaña negra , sostuvo el dirigente del PRI, Pedro Joaquín Coldwell.

En entrevista en el Senado, sostuvo que con el señalamiento se pretende demeritar a su partido, al recordar que es el único que ha abierto sus cuentas a la contabilidad del Instituto Federal Electoral (IFE) de forma anticipada, lo cual demuestra la claridad en sus finanzas .

Respecto al señalamiento de presunto lavado de dinero en la cuenta pública de Coahuila, el líder nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) señaló que el asunto se debe investigar conforme a derecho y se debe llevar ante la justicia a quien sea necesario.

Sostuvo sin embargo que el tema no afecta a su partido, porque el ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, se separó de la dirigencia nacional priísta para enfrentar esas acusaciones, que se deben atender en apego a la ley.

Pedro Joaquín Coldwell rechazó pacto alguno del PRI con el narcotráfico y sostuvo que cuando ese partido estuvo en el gobierno, los golpes contra ese delito eran de precisión.

Prueba de ello, sostuvo, es que los gobiernos priistas enviaron a prisión a Joaquín El Chapo Guzmán, uno de los capos más peligrosos del país, mientras que los panistas lo dejaron salir.

MIF