La extitular de la Secretaría de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles, dijo que es rehén de una trampa y una confabulación política en su contra para mantenerla presa desde hace un mes, a pesar de que el delito del que se le acusa no es grave.

“Han recurrido a múltiples artimañas para mantenerme de rehén, violando mi presunción de inocencia y el debido proceso. Nunca se tomó en cuenta que me presenté voluntariamente al citatorio judicial, aún cuando muchos amigos, familiares me aconsejaron que no lo hiciera porque seguramente se trataba de una trampa”, expresó Robles a través de una carta.

Demandó al presidente Andrés Manuel López Obrador un juicio que respete el debido proceso y la presunción de inocencia.

Al acudir a visita en el reclusorio femenil de Santa Martha Acatitla, la hija de Rosario Robles, Mariana Moguel, leyó ante los medios una carta escrita por su madre para responder tanto a su detención como a la inhabilitación por 10 años que dictó el miércoles la Secretaría de la Función Pública (SFP).

“Para mí es una confabulación, en la que instituciones del Estado mexicano han violentado la legalidad, porque a pesar de todos sus intentos no han podido demostrar que yo tenga un peso que no sea producto de mi trabajo, y mucho menos hay alguna autoridad que me haya declarado culpable de nada en el ámbito penal”.

La exsecretaria de Estado dijo no entender que la SFP la inhabilitó por una cuenta con 2,800 pesos que no aperturó, y que tomó como argumento para sostener que no la hizo pública en su declaración patrimonial.

“Presidente López Obrador: Lo único que exijo es un juicio justo. En lugar de eso me enfrento a una ofensiva por parte de funcionarios de su gobierno. ¿Por qué esta saña? (...) Tengo derecho al debido proceso”, aseguró.