El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, acusó al exmandatario de esa entidad, Francisco “Kiko” Vega, de no haber pagado durante cinco años el servicio de agua potable en una de sus propiedades comerciales en Tijuana.

"Se le va a aplicar la ley", declaró Bonilla, al adelantar que se judicializará el caso, y esa denuncia se sumará a las investigaciones por desvío de recursos que ya están en proceso en contra de Francisco “Kiko” Vega.

A través de las redes sociales, Bonilla Valdez sostuvo que tiene “todas las evidencias de que el señor (Francisco Vega) no ha pagado el agua” de una propiedad comercial, de la cual, los últimos pagos se realizaron en julio de 2015, y fueron de entre 45,000 y 50,000 pesos.

Bonilla Valdez dijo que a pesar de que la propiedad sigue recibiendo el servicio de agua y alcantarillado, los pagos y el saldo aparecen en ceros.

“Eso hace que te hierva la sangre”, manifestó Bonilla Valdez, al calificar como “increíble” que 700 empresas asentadas en Tijuana no paguen el agua.