El presidente Andrés Manuel López Obrador recordó que ayer firmó un acuerdo con 23 instituciones bancarias, a fin de renovar líneas de crédito revolventes por 8,000 millones de dólares para Petróleos Mexicanos (Pemex), a tasas de interés bajas y mayor tiempo.

El mandatario aclaró que este crédito es el mismo que firmó en mayo pasado, solo que se amplió de 3 a 23 los bancos que participarán en el crédito.

En otro tema, el mandatario federal se expresó su crítica por lo que denominó una lluvia de amparos contra el aeropuerto de Santa Lucía y a favor de que continúe el aeropuerto de Texcoco. Aunque las organizaciones que promueven estos amparos han dicho que su intención es que el Poder Judicial revise la legalidad de la cancelación de Texcoco, López Obrador dijo que quienes promueven los amparos están a favor de que continúe la corrupción que había en esa obra.

Cuestionó que no se acepte su proyecto de Santa Lucía pues dijo que ya es un lugar impactado ambientalmente y de tierra firme. El mandatario dijo que ya se realizan las obras de adecuación en el actual aeropuerto, así como en el de Toluca.

Respecto a la aprobación ayer del Plan Nacional de Desarrollo, el titular del Ejecutivo federal celebró el hecho, pues consideró que es el primero que se elabora sin la injerencia de gobiernos u organismos extranjeros.

Acerca del plantón que dio ayer el titular del INM, Francisco Garduño, a los diputados federales, López Obrador atribuyó a que el funcionario está sumamente ocupado en atender el plan de contención de la migración. Dijo que no es justificación, pero mientras unos hacen política, otros como Garduño están abocados a trabajar. Resaltó que ayer en Veracruz fueron rescatados migrantes que estaban en riesgo de perder la vida.

Finalmente, luego de que su gobierno rechazó la recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en la que el organismo concluyó que los cambios en el programa de estancias infantiles violan derechos humanos y, en la que, por lo tanto, sugirió dar marcha atrás en la cancelación de dicho programa, el presidente López Obrador calificó como inaceptable y una vergüenza la recomendación que remitió la CNDH, y destacó que su gobierno de ninguna manera podría aceptarla, ya que significaría, según el, violar los derechos humanos.

erp