El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo, esta mañana en conferencia de prensa en Palacio Nacional, que fueron 10 días difíciles los que transcurrieron durante la amenaza de Donald Trump de imponer aranceles contra México, situación que finalmente se evitó mediante un acuerdo donde nuestro país se comprometió —entre otras cosas— a frenar los flujos migratorios hacia Estados Unidos.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, reconoció que la primera reunión que tuvo con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, fue muy dura y prácticamente de ultimátum para México, ya que mostró la cifra de 140,000 migrantes que habían llegado en mayo a la unión americana a través de nuestro país. Dijo que Pence le advirtió que la única solución para evitar la medida arancelaria era que México aceptara ser tercer país seguro. Recordó que México aceptó recibir a los migrantes que están solicitando asilo en Estados Unidos, y hasta el momento se han recibido a 10,000 personas. Indicó que en caso de que el acuerdo logrado no tuviera los resultados esperados, el gobierno de México se compromete a regresar a la negociación, pero ahora no sólo con Estados Unidos, sino con también con Brasil, Panamá, Honduras y Guatemala, situación que implicaría un acuerdo regional que tendría que presentarse al Congreso de nuestro país.

Marcelo Ebrard argumentó que de haberse aplicado el arancel por parte de Estados Unidos, en nuestro país se hubieran perdido 1.2 millones de empleos y hubiera provocado la caída del PIB en más de 1 por ciento. Dijo que Donald Trump regularmente impone las medidas arancelarias y luego negocia, y en este caso accedió a hacerlo al revés, lo que permitió a México no caer en una crisis económica.

El canciller negó que México haya aceptado adquirir mercancías de Estados Unidos, como afirmó Donald Trump, y dijo que tal vez el mandatario se refiera a los niveles de consumo que hace regularmente, en virtud de nuestro país lo que más adquiere de la unión americana son los granos.

Cuestionado acerca de qué ganó México en la negociación, Ebrard consideró que además de evitar el arancel, se aceptó que Estados Unidos invirtiera 8,000 millones de dólares en el plan de desarrollo, de los cuales sólo ha invertido una parte en un proyecto en El Salvador.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que está muy contento y feliz por el acuerdo con Estados Unidos, porque se evitó una crisis económica-financiera. Estimó que la moneda nacional se apreció en 40 centavos del viernes al día de hoy. Hizo un reconocimiento a la delegación mexicana en las negociaciones, pues aseveró que estuvieron sometidos a fuertes presiones, y actuaron con diplomacia. También agradeció a la delegación estadounidense porque dijo que nunca dejaron de dialogar.

López Obrador reveló que cambió el sentido del discurso que emitió el sábado pasado en Tijuana, y eliminó los fragmentos donde revelaba que México iba a imponer aranceles similares a los productos estadounidenses. Únicamente dejó la parte donde celebró el acuerdo, y extendió la mano, no el puño, al presidente Donald Trump, con quien dijo acordó comunicarse nuevamente en 90 días para  

Marcelo Ebrard dijo que en los próximos 45 días, México enfrenta un reto importante para reducir los niveles de migración, pues en caso de no lograrlo entrará nuevamente en la negociación con Estados Unidos. Llamó a la solidaridad de los países de Centroamérica, pues dijo que en caso de no tener resultados positivos, México es el que pagará con aranceles.  

En otro tema, ante el retiro del subsidio del gobierno al precio de la gasolina, el presidente López Obrador afirmó que no habrá gasolinazo.

Respecto al hallazgo esta mañana del cuerpo del estudiante de 22 años Norberto Ronquillo, el presidente López Obrador refirió que son hechos que le duelen y lastiman, y expresó confianza en el trabajo de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Finalmente, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, anunció que de cara a los 50 años que se conmemorarán en 2021 de los sucesos del 10 de junio del 1917, del llamado El Halconazo, el gobierno federal inaugurará este lunes un memorial en los sótanos de los que fue la Dirección Federal de Seguridad.

El Presidente dijo que en su sexenio no habrá represión ni persecución política por libre manifestación o pensamiento.