Poco antes de concluir este domingo en la Ciudad de México la marcha emprendida desde Chihuahua, Javier Corral y el gobierno federal alcanzaron tres acuerdos: acelerar la solicitud de extradición de César Duarte; el traslado de Alejandro Gutiérrez a un penal federal; y la entrega inmediata de 900 millones de pesos, convenidos con la Federación.

El sábado, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida —acompañado de Corral— explicó que la PGR llevará a cabo las solicitudes de detención inmediata con fines de extradición en contra del exgobernador César Duarte, con el objeto “de garantizar celeridad y certeza” en la impartición de justicia.

“La Fiscalía General del estado de Chihuahua acompañará y fungirá bajo la figura jurídica de coadyuvante por las 11 órdenes de aprehensión que se han girado, y las que se instruyan en estricto apego a la ley, a las garantías constitucionales, a los convenios suscritos entre Federación y estado, y a los tratados internacionales”, dijo Navarrete.

Sobre el caso de Alejandro Gutiérrez, exdirigente del PRI, y quien se encuentra recluido en el Centro Penitenciario Estatal, el gobierno de Chihuahua aceptó que sea trasladado al Centro Federal de Readaptación Social número 9, ubicado en Ciudad Juárez.

Además, con la entrega de los 900 millones de pesos, mismos que deberán formalizarse esta semana, el gobierno de Corral declina su intención de presentar una controversia constitucional.

“El gobierno de Chihuahua manifiesta su convicción de cumplir totalmente a la brevedad los requerimientos en materia electoral formulados por la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales, Fepade”, anunció además el secretario de Gobernación.

concluye marcha

Al cerrar el recorrido de la Caravana por la Dignidad en el Hemiciclo a Juárez de la Ciudad de México, Corral dijo que se requiere un auténtico federalismo tributario que sea transparente y justo, que haga del presupuesto público un bien común y no un instrumento de poder político o “mecanismo que negocie impunidad”.

“Han participado en esta caravana los que queremos que en México termine el pacto de impunidad, ese sistema de complicidades, tapaderas, que tanto ha retrasado el desarrollo económico y social de México. Los que queremos que la corrupción política tenga un castigo ejemplar (...) Si es un crimen robarle al pueblo, es un crimen mayor no hacer nada y quedarse callado”, dijo Corral.

Después de 16 días de haber exigido, por diversos estados del país, al gobierno federal la entrega de recursos a la entidad para obligaciones financieras, el gobernador panista aseguró que la corrupción es un gran problema estructural que va más allá de cualquier persona y cualquier partido y “lo que quedó demostrado con el caso Chihuahua es que la corrupción incorpora a políticos, medios de comunicación e instituciones”.

Abundó que su confianza para que se hagan valer esos acuerdos, firmados el pasado sábado, también se encuentra en que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, honrará su palabra: “porque es justo decirlo, la Segob recuperó para la gobernabilidad del país, la capacidad y función para hablar con los gobiernos estatales (y) que trasladaron a la Secretaría de Hacienda”, expresó.

En ese sentido, negó que se haya negociado el traslado de Alejandro Gutiérrez y aseguró que el tema de la tortura “es un invento” del PRI y de José Antonio Meade.

“No hemos negociado, ni jamás lo haremos. La justicia que Chihuahua reclama, hemos querido eliminar pretextos y obstáculos, como se ha venido construyendo por el PRI y su precandidato presidencial José Antonio Meade”.

[email protected]