La tasa de desempleo entre los jóvenes a nivel mundial es de 12.7%; decenas de millones de ellos no tienen acceso a la educación y muchísimos otros ni estudian ni trabajan. La problemática de este sector es mayúscula. Parte de la solución es dotar de las herramientas necesarias a los jóvenes y capacitar adecuadamente a los maestros.

El panorama lo pinta así Lori Harnick, directora mundial de Ciudadanía Corporativa y Asuntos Públicos de Microsoft.

Creemos que la tecnología puede mejorar la educación y, con ello, la oportunidad de hallar un empleo. A través de programas enfocados en dar capacitación tanto a maestros como a jóvenes podemos acercar las nuevas herramientas a quienes las necesitan , comentó entrevistada por El Economista en su visita a México.

La empresa de software quiso trascender la realización de voluntariados corporativos o la mera disminución de su huella ambiental y adoptó la educación como su eje de responsabilidad social. En esto trabaja de la mano de gobiernos, universidades y organizaciones civiles para brindar mayor accesibilidad a la tecnología en distintos sectores de la sociedad. En el 2011, mencionó Harnick, Microsoft canalizó a este objetivo 1 billón de dólares a nivel global.

Nuestro foco son los jóvenes y por eso buscamos crear una conexión con ellos. Vamos más allá de darles acceso a la educación y los capacitamos para que consigan trabajo o se vuelvan emprendedores , agregó.

SOLUCIONES

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) sirven para desarrollar habilidades y crear soluciones reales, dijo. DreamSpark, Imagine Cup y BizSpark son tres ejemplos aplicados en México por la empresa con el objetivo de que estudiantes de educación media y superior tengan disponible sin costo software de robótica, animación, diseño gráfico o multimedia.

Con la paquetería donada, explicó, pueden realizar proyectos académicos o personales y hasta participar en concursos mundiales de tecnología con sus propuestas de soluciones en temas como la pobreza, la salud, el medio ambiente y el desarrollo social.

Con el programa BizSpark, por ejemplo, la empresa ofrece a incubadoras y aceleradoras el acceso a herramientas, productos y software para que apoyen a emprendedores en la formación y consolidación de su proyecto.

Las organizaciones de la sociedad civil son clave para lograr un impacto en el desarrollo social de México, aseguró Harnick, por lo que la compañía también acerca los recursos tecnológicos al tercer sector a través de la donación de equipos de cómputo, la creación de centros virtuales y la impartición de asesorías en soluciones tecnológicas y capacitación, explicó.

Todas éstas son formas que diseñamos para aminorar la brecha digital que hay entre los jóvenes y promover una educación de calidad para una sociedad más productiva, eficiente y que contribuya a un desarrollo social y económico , agregó Lori Harnick.

CIFRAS EN MÉXICO

39,000 ?jóvenes se han registrado en la competencia Imagine Cup, mediante la cual proponen soluciones a los problemas globales actuales.

1.15 ?millones de estudiantes se han beneficiado con DreamSpark, al obtener herramientas de desarrollo y diseño sin costo.

diana.salado@eleconomista.mx