El candidato de la coalición Movimiento Progresista a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, anticipó que si los resultados de la elección del próximo 1 de julio no le favorecen, habrá de reconocer el resultado.

Sin embargo y ante las insistentes preguntas sobre el tema por parte de los periodistas que participan en el programa Tercer Grado, de Televisa, auguró que volverá a ganar la Presidencia, ya que de acuerdo con mediciones propias sobre preferencias electorales ya le lleva dos puntos porcentuales de ventaja a Enrique Peña Nieto, su adversario del PRI.

Él encabeza los sondeos sobre intención de voto, afirmó, con 28% de los sufragios; seguido de Peña, quien se ubica en 26%, en tanto que la candidata del PAN ya se fue, con 19%, en tercer lugar.

Vamos muy bien. Los últimos resultados en encuestas que hemos levantado ya nos dan el primer lugar. Quiero agradecer a la gente su apoyo. En la última medición estamos dos puntos arriba de Enrique Peña Nieto".

Esos resultados, abundó, tiene nerviosos a sus adversarios, por lo que iniciaron una campaña de desprestigio, una segunda edición de la guerra sucia que se aplicó en 2006, en su contra.

Yo confío mucho en la sabiduría popular. La gente va a saber que esta reacción se debe a que vamos muy bien y que vamos a depender de lo que digan los ciudadanos. Yo sostengo que al pueblo se le puede engañar una vez, no siempre, y creo que no va a funcionar esta guerra sucia’’.

Hay millones de ciudadanos, dijo, que respaldan su movimiento por la transformación del país, que es el objetivo superior, no la lucha del poder por el poder y mucho menos la ambición al dinero.

Tenemos que lograr entre todos el renacimiento del país’’.

- ¿Aceptará los resultados, como vengan? –quiso saber Carlos Loret de Mola.

- Sí, vamos a aceptar los resultados.

- ¿Aunque pierda? –insistió el reportero.

- Sí. En la democracia se gana y se pierde. Pero sostengo que vamos a ganar. Peña se viene cayendo.

- ¿Por qué porcentaje de votos reconocerías que perdiste? –terció, con rudeza innecesaria, Ciro Gómez Leyva.

- Que sea elección limpia. Que no haya fraude electoral como en 2006….

Ante la insistencia de Adela Micha sobre el particular, dijo que respetará lo que digan en las mesas electorales.

Nosotros vamos a tener representantes, a diferencia de 2006, en todas las casillas. Y en la noche vamos a tener todas las actas. Ahora tenemos la gran ventaja de las redes sociales. Esto va a ayudar muchísimo y habrá muchos observadores, por la importancia de la elección, para dar fe del resultado electoral’’.

A la pregunta de Joaquín López Dóriga en el sentido de si cree en el fallo del IFE, sobre todo porque ha variado su discurso en los últimos días y ya empezó a hablar de un eventual fraude electoral, el perredista tabasqueño respondió:

Yo no soy un ambicioso vulgar. Yo no puedo decir que no acepto un resultado, si no me favorece. No lo hice en 2006 porque yo gané la elección presidencial.

- ¿Si el resultado que dé el IFE no te favorece, lo vas a aceptar?

- Sí. No va a haber conflicto. Va a haber fiesta nacional porque vamos a ganar.

- Y, ¿en el remoto caso de que no le favorezca? –atajó Loret.

- Si la elección no nos favorece… Nosotros estamos haciendo todo lo que está de nuestra parte. Me he dedicado, he hecho de esto un apostolado, a luchar para transformar al país. Si la gente decide que quiere más de lo mismo, ¿qué le hago? Si se da una especie de masoquismo colectivo, que no creo que pase, me va a doler mucho, desde luego, porque estoy absolutamente seguro que si no hay un cambio verdadero el país no va a encontrar la salida.

rramos@eleconomista.com.mx

RDS/MIF