El titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, extendió una invitación a aquellos que han advertido sobre los posibles daños que la construcción del tramo 5 del Tren Maya podría causar para aclarar dudas al respecto.

“Porque es desconocimiento, o sea, no es mala fe, y no creo que sea que les hayan pagado”, comentó el mandatario.

Derivado de lo anterior, ambientalistas, activistas, artistas, buzos, biólogos entre otros aceptaron la invitación de López Obrador, sin embargo, mediante una carta solicitaron que el diálogo se lleve en la zona de construcción, “con algunos de los expertos y comunidades de la zona”.

“Como lo hemos señalado, nosotros no tenemos otro interés más que la defensa de la selva, la conservación del acuífero maya, sus ríos y cuevas, así como el mejor desarrollo de la región. Estamos seguros que coincidimos con usted en dichos fines”.