México ha padecido en los últimos 30 años crisis económicas, bajas tasas de crecimiento, falta de empleo y acceso a la educación, así como aumento en los niveles de desigualdad y pobreza, por ello, es un reto y una obligación de los candidatos presidenciales exponer y debatir puntualmente sus propuestas de cara al proceso electoral de julio próximo, aseguró Jean Francois Prud´ Homme, coordinador de la edición resumida Los Grandes Problemas de México , realizada por más de 200 académicos e intelectuales.

El también coordinador académico del Colegio de México, explica que en el compendio se proponen medidas urgentes para revertir los problemas que aquejan a los mexicanos, entre ellas, impulsar el crecimiento de la productividad y el empleo entre los sectores; romper con las estructuras monopólicas que se traducen en menor crecimiento, precios elevados para los consumidores y excesiva concentración de la riqueza; repensar la estrategia de desarrollo puesta en marcha en México desde los años ochenta; eliminar la parte del gasto público que continúa siendo regresiva y ampliar la red de protección social para que se erradique la pobreza extrema, para lo cual se necesitarán programas adicionales a los vigentes; diversificar las relaciones con otros países, sobre todo con América Latina; eliminar las relaciones conflictivas entre el poder Ejecutivo y el Legislativo a fin de no trabar las reformas cruciales; entre varias más.

Lo que esperamos es que en esta campaña electoral se discutan más las propuestas políticas de fondo que traen los candidatos, ese es el propósito de esta colección. Que los candidatos hablen con más profundidad de sus plataformas y las dificultades de este país. Menos spots y más propuestas .

Expuso que los problemas por muy grandes que sean sí tienen solución, pero primero deben ser identificados, analizados, discutidos y posteriormente pensar qué propuestas son las más idóneas para resolverlos, no medidas al aire y sin sustento .

Cuestionado sobre pequeños candidatos y grandes problemas , dice no descalificar a nadie, sin embargo, reconoció que si hay cierta decepción de la ciudadanía y falta de entusiasmo hacia los candidatos en estos comicios electorales, es un reto para ellos -los candidatos- mostrar a la población que no son tan pequeños como los perciben .