La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que en el 2010 se utilizaron recursos públicos para apoyar a organizaciones y sociedades de productores relacionadas con el sector agropecuario con fines distintos a los programados mediante esquemas fraudulentos, como la presentación de documentos apócrifos para comprobar los apoyos.

Tras la revisión correspondiente, la ASF presentó 30 denuncias de hechos por el desvío de recursos federales y se determinaron recuperaciones en favor del Estado mexicano por 81 millones 468,700 pesos, de los cuales ya se devolvieron 3 millones de pesos y 78 millones 468,700 pesos.

El reporte del ente fiscalizador establece que se incurrió además en la simulación de actos jurídicos para poder obtener los recursos y para abrir cuentas bancarias de manera irregular, con el fin de desviar dinero hacia personas físicas o morales sin relación con la ejecución de los proyectos apoyados.

En total, a seis organizaciones sociales se les transfirieron recursos por 16 millones 300,000 pesos a cuentas bancarias abiertas de manera irregular con actos jurídicos simulados y maquinación deliberada para el depósito, desvío y cobro de recursos; 24 comprobaron recursos por 51 millones 878,900 pesos con facturas apócrifas; una desvió recursos por 2 millones 425,800 pesos para beneficio de su Presidente y Secretario y otra más comprobó recursos por 1 millón 364,000 pesos con documentos que amparan servicios proporcionados a otra organización.

[email protected]