El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, señaló que durante su gobierno se terminarán los denominados “gasolinazos”, y no se aumentarán impuestos.

Durante su quinto día de la campaña que realiza en el norte del país, subrayó que no será necesario aumentar los impuestos y “vamos a bajar los sueldos de los de arriba, porque van aumentar los sueldos de los de abajo”.

Por lo que enfatizó que con estas acciones “van a ganar más los maestros, las enfermeras, los médicos, los policías, soldados y se va a aumentar el salario para los trabajadores y aumentar el jornal de los campesinos”.

En esta ciudad fronteriza con el estado de Texas, Estados Unidos, agregó que “vamos a aumentar a partir del primero de enero el salario mínimo al doble en esta frontera”, puntualizó.

Luego de recordar la historia de la fundación de esta ciudad, reconoció que anteriormente en el norte del país no se tenía gran apoyo al movimiento que encabeza; sin embargo, ahora en varios estados del norte se cuenta ya con ese apoyo.

Con la presencia del dirigente del Partido Encuentro Social, Hugo Eric Flores, reiteró que se mantendrá respetuoso del gobierno de Estados Unidos y pidió el mismo respeto para México.

Enfatizó que “ya no vamos a privatizar los bienes del pueblo y de la nación, no se va a privatizar el agua, no se va privatizar la salud; al contrario va a haber atención medica y medicamentos”. 

Reiteró que hará frente a la corrupción que es el “cáncer” que lastima a México y con el dinero que se obtenga se impulsará el desarrollo y las actividades productivas del país, además de asegurar que terminará con los privilegios del gobierno toda vez que “no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”. 

En la explanada Independencia, López Obrador destacó que desterrará la corrupción, pondrá orden, moralizará al país y mejorará la imagen de México en el extranjero, “ésa es la gran revolución pacífica”.