El presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró este miércoles que México dejará de importar gasolinas y de exportar crudo a partir del 2023. Manifestó que si se aprueba la reforma eléctrica en el Congreso, no habrá apagones ni aumento en el costo del servicio de luz.

En el Zócalo de la Ciudad de México, frente a miles de simpatizantes, y acompañado por integrantes de su gabinete, gobernadores y legisladores de Morena, López Obrador presentó un informe con motivo de su tercer aniversario de toma de protesta.

“En el sector energético, lograremos el objetivo de dejar de comprar en el extranjero gasolinas y diésel. Vamos a producir y vender estos combustibles en el mercado interno. Esto implicará no exportar petróleo crudo y transformar en México toda nuestra materia prima; para ello, a finales de 2023 estaremos procesando 1 millón 200,000 barriles diarios en las seis refinerías que se han venido rehabilitando; 340,000 barriles adicionales en la refinería que compramos a la empresa petrolera Shell y la misma cantidad -340,000- en la nueva refinería de Dos Bocas, Paraíso, Tabasco”, dijo.  

“En general tendremos capacidad para refinar alrededor de 1 millón 880,000 barriles diarios de gasolina, diésel y turbosina que equivale a garantizar nuestro consumo nacional”, dijo.

López Obrador dijo que de ser avalada en el Congreso la iniciativa de reforma eléctrica que propuso, “vamos a recuperar el equilibrio perdido con la política energética neoliberal, que contraria al interés público y de manera perversa buscaba arruinar a la industria eléctrica nacional y dejar al mercado a empresas privadas, principalmente extrajeras”.

Indicó que también en dicha iniciativa está contenido la resolución de que “el litio sea propiedad de la nación”.

El primer mandatario dijo que para garantizar la generación suficiente de electricidad se inició un programa de modernización de turbinas y otros equipos complementarios en 16 hidroeléctricas, y se está licitando para su construcción seis plantas más, además de que esta por comenzar el parque de generación de energía solar en Puerto Peñasco, Sonora.

“Más otras acciones, que sumadas harán posible que sigamos produciendo lo que se requiere para consumo doméstico y empresarial, evitando fallas o apagones, con un mejor control en el manejo de las líneas de transmisión. Y lo más importante: mantener sin aumento en términos reales el costo de la energía eléctrica para los consumidores”, puntualizó.

Obras estratégicas

El presidente López Obrador expresó que la atención especial que ha puesto su administración al sureste está cambiando el perfil del desarrollo en nuestro país, ya que el Tren Maya implica una inversión de 150,000 millones de pesos en la construcción de 1,5000 kilómetros de vías rápidas con 42 treses y 243 vagones, los cuales ya son fabricados en Ciudad Sahagún por las empresas Bombardier y Aston.

Argumentó que por cancelar el aeropuerto de Texcoco se generaron ahorros por 125,000 millones de pesos, menos 100,000 millones por liquidaciones, por lo que ese monto se financiará la construcción del Tren Maya con un costo estimado de 150,000 millones de pesos.

Refirió que ya se cuenta con un terreno de 1,200 hectáreas para la construcción del aeropuerto de Tulum, Quintana Roo, y se inició el proyecto técnico para empezar la obra a inicio del próximo año y terminarla en diciembre del 2023.  

En el caso de la modernización del Istmo de Tehuantepec, López Obrador mencionó que es importante para el desarrollo del sur-sureste del país, porque unirá a los países del Pacífico con la costa este de Estados Unidos. Refirió que esto implica modernizar el puerto de Salina Cruz, Oaxaca, con patios de contenidos, muelles y la construcción de un rompeolas de un kilómetro y medio mar adentro, lo mismo que la ampliación del puerto de Coatzacoalcos, Veracruz.   

Indicó que el próximo año se concluirá una carretera que va de Puerto Escondido a Huatulco en Oaxaca, mientras que en 2023 se concluirá la de Oaxaca al Istmo de Tehuantepec, así como la carretera del Istmo a Acayucan, Veracruz.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg