El Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, recibió esta tarde a una comitiva de integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que apoyan el regreso como dirigente de Elba Esther Gordillo Morales.

Al grito de “ya cayó, ya cayó, la reforma ya cayó”, así como “Elba, aguanta el magisterio se levanta" y “Queremos a Elba Esther, cueste lo que cueste”; unos 2,000 integrantes del llamado movimiento “Maestros por México” se aglutinaron entorno a la oficina de López Obrador en la calle de Chihuahua en la colonia Roma, misma que fue cerrada a la circulación debido al número grupo.

Una comitiva de líderes, encabezados por Rafael Ochoa Guzman y Dominga Escobar, entre otros, ingresaron a la casa de transición, y fueron conducidos a la oficia del Presidente electo, donde también se encontraban los próximos secretarios de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, y de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

A su salida, Dominga Escobar, comentó en la reunión encontraron a un López Obrador, como “un Presidente que se apertura con todas las representaciones del sindicato magisterial”.

La lider de la sección 22 del SNTE afirmó que alrededor de 250,000 maestros de ese sindicato expresan su desconocimiento a Alfonso Cepeda como nuevo dirigente nacional. 

“El no reconocimiento a la actual dirección del snte, desconocemos a Alfonso Cepeda como dirigente nacional del SNTE. Plantamos un proceso de elección para el mes de enero que sea bajo la votación o el ejercicio del voto universal, directo y secreto, con una representación plural. La nueva dirigencia del snte, tiene que estar representada por todos. La pluralidad, la igualdad de condiciones y con piso parejo para todos”, comentó. 

“Estamos por encima de los 240,00 compañeros afiliados, estamos en los 32 estados de la República”, añadió. 

Destacó que la reunión con Obrador, los maestros le plantearon que su “objetivo es la democratización”.

“El compromiso es que se va a hacer un Congreso nacional, un proceso de elección donde puedan representarse todos los compañeros de base, para el mes de enero”,

informó.

Por su parte, el futuro secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, evitó responder a los medios de comunicación si el gobierno electo apoya el regreso de Gordillo Morales.

Argumentó que Obrador se ha reunido “con otros grupos, ahora lo hizo con Maestros por México. Lo que significa es que deben de haber democracia en los sindicatos, apertura del gobierno federal para tener interlocución con todos, y la idea central sigue siendo la misma: un sindicato democrático que tenga como base una elección universal, secreta, para que se pueda ir pensando en un sindicalismo que esté al servicio de sus gremios, pero que no responda a cuestiones de clientelas, o a decisiones políticas, sino a las necesidades de sus gremios”.

Aseveró que el gobierno de Obrador, “respetará su autonomía, la libertad de los sindicatos, pero la exigencia va a ser que tengan siempre una procedencia democrática con base en elecciones universales y secretas”, mencionó. 

Al término del encuentro, el Presiente electo salió a despedir a los integrantes de Maestros por México, con quienes incluso se tomó una fotografía entre risas y buen ambiente. 

[email protected]