El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió el jueves que no haya "psicosis" ni "miedo" entre la población luego de que el país reportara en la víspera un nuevo récord de fallecidos relacionados al coronavirus, asegurando que la cifra se debió a una actualización de muertes previas no registradas.

El miércoles, en la conferencia de prensa diaria para actualizar la evolución de la epidemia, las autoridades sanitarias informaron de 1,092 nuevos decesos, para un total de 11,729 víctimas fatales y de 3,912 nuevos infectados, lo que elevó la cifra total a 101,238 de contagiados.

"Esto ocurrió porque se hizo un ajuste en defunciones que se habían presentado con anterioridad y que no se habían registrado o no se habían dictaminado y hubo este proceso de actualización. Pero no significa que hayan fallecido en un día 1,000 personas", dijo el jueves el Presidente.

"Que no haya psicosis, no haya miedo, no haya temor y que, al mismo tiempo, no hagamos caso al amarillismo", agregó al rechazar las críticas a la estrategia gubernamental.

Esta semana, a pesar de que la epidemia no cede, el país empezó a reanudar la actividad en algunas industrias consideradas esenciales tras dos meses de confinamiento. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) pidió a México no reabrir de "manera inmediata" porque la transmisión podría acelerarse.

"Esto no es Nueva York, es distinto", sostuvo López Obrador, comparando la capital mexicana con la ciudad más golpeada por el virus en Estados Unidos. "Yo espero que ceda, que se mantenga en descenso la pandemia. Si no fuese así, pues vamos a tomar las medidas que se necesiten".