El presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó que su gobierno continuará defendiendo al sector energético público integrado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex), por sobre las empresas privadas y de ser necesario, presentará una iniciativa de reforma para que se reafirme dicho principio.

En conferencia de prensa matutina, el mandatario acusó que las empresas extranjeras del sector energético estaban “mal acostumbradas” por los gobiernos pasados, ello al aclarar sus dichos del fin de semana sobre que a él le paga el pueblo de México y no Iberdrola.

Incluso, expresó López Obrador, los términos originales del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) eran “muy entreguistas” con el sector energético nacional.

Legisladores de Estados Unidos, apoyando a las empresas particulares, dicen que el gobierno de México está fortaleciendo a la Comisión Federal de Electricidad. ¡Pues claro que sí! ni modo que vamos a fortalecer a Iberdrola, como era antes. El sábado dije que me pagaba el pueblo de México no Iberdrola, pero están muy mal acostumbrados, Iberdrola se llevó como directiva, se llevó a la que era secretaria de Energía y también contrató como miembro de su consejo de administración a (Felipe) Calderón”, subrayó.

El presidente también indicó que la defensa del sector energético público también se dio durante las negociaciones del acuerdo comercial entre Estados Unidos, Canadá y México, pues “cuando se suscribió el T-MEC, el capítulo de energía se limitaba a dos párrafos que tiene que ver con el dominio de México sobre sus recursos naturales lo que establece la Constitución. Les aclare porque el capítulo original del tratado era muy entreguista y comprometía al sector energético”, dijo.

Por ello, desde Palacio Nacional, el mandatario dijo que la industria privada  puede participar en el sector energético del país, sin abusar ni monopolizar, como lo hicieron, señaló, en el periodo neoliberal “que recibieron contratos leoninos y que mediante sobornos y cooptación de funcionarios mandaban en México, eran los amos y señores, se creían y ahora están como desorientados”, dijo.

Aunque, advirtió que posiblemente enviará una iniciativa de ley que evite la existencia de contratos que beneficien los intereses de empresas privadas.

“La mal llamada reforma energética significó ajustar el marco legal en beneficio de los particulares. Pero si es necesario, presentaré una iniciativa de reforma a la Constitución para que se reafirme el principio de que en materia energética será siempre predominante el interés de la nación”, indicó.