Andrés Manuel López Obrador no propone privatizar el sector energético, sino instrumentar una nueva política.

Nosotros vamos a mantener el sector como propiedad de la nación y será utilizado para impulsar el desarrollo del país , indicó.

El candidato anticipó que su propuesta implicará cambiar la política petrolera y eléctrica, tendiendo al manejo eficiente y honesto del sector para cumplir con su compromiso de bajar el precio de las gasolinas y la energía eléctrica.

Para López Obrador es indispensable articular en forma integral todo el sector.

Vamos a dejar de vender, de exportar gradualmente petróleo crudo y se procesará la materia prima para darle valor agregado y generar utilidades y empleos. Es decir, ya no se va a continuar vendiendo petróleo crudo y comprando productos derivados, como se hace actualmente , aseveró.

Para procesar la materia prima, ofreció construir cinco grandes refinerías: en Tula, Hidalgo; Salamanca, Guanajuato; Salina Cruz, Oaxaca; Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, y en Atasta, Campeche, para dejar de importar 500,000 barriles diarios de combustibles, que significa erogar 26,000 millones de dólares al año, es decir, una importante salida de divisas .

[email protected]