El presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó su desacuerdo con la pretensión, anunciada por Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la República, de defender ante instancias internacionales la exoneración del general Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional, acusado por la Agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) de tener vínculos con el narcotráfico y a quien luego retiró los cargos en su contra.

México necesita tener con el gobierno de Estados Unidos, dijo el Ejecutivo, una “muy buena relación”, que se fundamente en la cooperación para el desarrollo, no militar, y aseguró que no tiene “la menor duda de que va a ser así.

“Yo no soy partidario de que se escale este asunto, creo que es cosa de respeto. Si antes los gobiernos permitían y se quedaban callados ante violaciones a la soberanía, ahora no, (ya) es distinto.

“Entonces, ya si el fiscal dice: ‘Voy a llevar el asunto a instancias internacionales’, yo ahí ya no me meto. Yo digo: No. Es mejor, claro yo respeto mucho a Alejandro Gertz, pero creo que lo mejor es nada más definir bien las reglas, sin estridencias. Decir: va a haber cooperación, pero es así. O, vamos a ponernos de acuerdo”.

La víspera, en declaraciones de prensa, al defender la investigación realizada por la Fiscalía General de la República (FGR) y criticar el “linchamiento mediático” de la DEA en el caso Cienfuegos, Gertz Manero anticipó: “Vamos a ir a todas las instancias que tengamos que ir porque esto no es un asunto de un individuo, es un asunto de una institución, es un asunto de un país; de su credibilidad”.

Con el gobierno de Estados Unidos, afirmó López Obrador ayer, “se tiene que buscar’’ que “haya cooperación ordenada, respetuosa”, no “injerencismo”.

“Que nosotros no nos metamos en asuntos que corresponden a Estados Unidos y que también ellos no vengan a meterse en asuntos que nos corresponden a nosotros. Y como somos vecinos y necesitamos ponernos de acuerdo para trabajar de manera conjunta, pues tienen que definirse bien las reglas”.

rolando.ramos@eleconomista.mx