El candidato de la coalición Movimiento Progresista a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que el hecho de que hasta Enrique Peña Nieto se quejara del formato del primer debate presidencial obliga a modificar el modelo a seguir durante el segundo y último encuentro oficial, previsto para el próximo 10 de junio en Guadalajara, Jalisco.

Bueno, hasta Peña Nieto, a quien le hicieron el formato a su medida, terminó diciendo que no tenía tiempo. Pues tiene que haber más tiempo , planteó el tabasqueño, cuestionado sobre su propuesta de formato para el segundo debate.

Llegó un momento en que hasta me dijo: ‘Ya no me alcanza el tiempo’ y le dije: ‘síguele’ , reveló.

O sea, si no hubiese esa limitación, pues todos tenemos más tiempo y más libertad, pero eso que no se permitió anoche por lo acartonado del formato del debate, pues eso se puede hacer en Televisa, en el Canal de las Estrellas, a buena ahora, ahí, abierto .

Además aprovechó para pedir a su contendiente priísta hacer uso de su influencia con los dueños de las televisoras para que haya más debates entre presidenciables.

En conferencia, negó que su estrategia durante el primer debate se centrara dejara de lado las propuestas. No fueron ataques, describí la realidad , comentó.

Cuestionado sobre si le preocupa que el estigma de corrupción de René Bejarano y de Gustavo Ponce le sigan, respondió que no. No establezco relaciones de complicidad con nadie. Tengo autoridad moral, ayer se mostró la diferencia , dijo.

Mucha gente no sabe que Ponce está en la cárcel desde hace ocho años, porque entre otras casos le tocó, siendo Subsecretario de la Contraloría, acusar a Carlos Salinas de corrupción y ahora hay una especie de venganza en su contra, afirmó.

[email protected]