El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a no descalificar las medidas a la "mexicana" de su plan de recuperación económica por el coronavirus, al tiempo que descartó la aplicación de acciones adicionales y enfatizando que no habrá condonación de impuestos.

"Nosotros dijimos que no íbamos a seguir aplicando la misma política económica que una y otra vez a fracasado y que nos llevó a esta crisis y decadencia. Cuesta trabajo entenderlo, pero esta es la vía mexicana, enfrentamos la crisis con inversión pública para el desarrollo y bienestar del pueblo", expresó durante su conferencia matutina en Palacio Nacional.

Ante cuestionamientos sobre las pérdidas de empleos, el mandatario mexicano afirmó que hasta el momento no se han presentado despidos masivos, sin embargo, no descartó que ello suceda. "Hasta ahora no ha habido despidos masivos, se prevén, sí, pero no nos adelantemos", dijo.

Por otro lado, con relación a caer en una posible recesión por la crisis del coronavirus y las medidas a aplicar en dicho escenario, López Obrador defendió que lo anunciado el domingo por la tarde es lo que más le conviene al país para reactivar pronto la economía e incluso, puede ser un modelo a seguir para otros países.

"¿Vienen otras medias? No, ya es esto. Solamente que esto objetivamente no funcionara, pero no nos adelantemos, no descalifiquemos. Este es un método, tenemos capacidad para rectificar, pero nosotros estamos optimistas y pensamos que es lo más conveniente", consideró.

En tanto, detalló que serán cerca de 3,000 millones de pesos la cantidad obtenida por la reducción de sueldos y aguinaldos de alto funcionarios.

Asimismo, explicó que su gobierno busca un mecanismo sencillo y rápido para entregar 25,000 millones de pesos a un millón de pequeños negocios familiares del ámbito formal e informal, créditos que comenzarán a pagar cuatro meses después de ser entregados con 1,000 pesos al mes durante tres años.