El presidente Andrés Manuel López Obrador instó a las administraciones federal y estatales a crear mecanismo para proteger las obras públicas y evitar su privatización.

Luego de supervisar las obras de rehabilitación del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, en Sayula de Alemán, en Veracruz, el jefe del Ejecutivo advirtió que si no se dejan apuntalados administrativamente los proyectos de infraestructura, se corre el riesgo de que con el cambio de gobierno éstos se entreguen a particulares y "afecte a los que menos tienen".

"Tenemos que terminar todo el proyecto a más tardar en 2023 y pensar también en consolidarlo y dejarlo bien amarrado para que no con el cambio de gobierno se eche para atrás todo lo alcanzado", dijo López Obrador en su último día de actividades por el sureste del país tras reiniciar sus giras por el interior de la República, después de que se diera por terminada la Jornada Nacional Sanitaria por la pandemia del Covid-19.

Ante la presencia de los gobernadores de Oaxaca y Veracruz, Alejandro Murat Hinojosa y Cuitláhuac García Jiménez, respectivamente, el Presidente insistió en que con un ejercicio responsable del presupuesto y la austeridad republicana se podrán consolidar proyectos de infraestructura como el del Istmo, en el que se invertirán alrededor de 20,000 millones de pesos.

El tramo del tren interoceánico que correrá de Medias Aguas, en Veracruz hacia Salina Cruz, en Oaxaca, tendrá una extensión de vía de 185 kilómetros y los trabajos de rehabilitación tendrán que estar concluidos para 2023.

López Obrador estimó que con esta obra se creen alrededor de 7,000 empleos directos y se fortalezca la economía popular. Además, dijo que se tendrá que considerar la creación de una empresa pública, donde estén representados los gobiernos estatales, para administrar esta obra.

kg