Mientras Emilio Lozoya Austin está a punto de llegar a México, el gobierno federal vio con optimismo que regrese para revelar detalles de las operaciones de presuntos sobornos de la empresa Odebrecht, así como de los supuestos “moches” que recibieron legisladores federales en el 2013 para aprobar la reforma energética.

Autoridades de la Audiencia Nacional de España entregarían a Lozoya en extradición al agregado de la Fiscalía General de la República, Luis Alejandro Cervantes Vázquez. Un jet del gobierno mexicano despegará desde Madrid en un vuelo de 13 horas, por lo que este jueves llegaría a México y sería recluido en un penal de la Ciudad de México, a la espera de su audiencia inicial ante un Juez de Control.

En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador vio con beneplácito el regreso del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, para que aclare en el país las acusaciones en su contra y los sobornos de Odebrecht.

López Obrador dijo que se sabía sobre la corrupción que imperaba en Petróleos Mexicanos, porque había funcionarios coludidos con el crimen organizado.

“Está denunciado... que se pagó con sobreprecio una planta de fertilizantes en Coatzacoalcos. De acuerdo a los avalúos, cuando menos son 200 millones de dólares que se pagaron de más, y esto con la reforma energética.

“Y también hay información de que para obtener los votos de la reforma energética hubo sobornos”, manifestó el Ejecutivo federal.

[email protected]