El candidato de la coalición Movimiento Progresista a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, garantizó la aplicación de una política de Estado laico durante su gobierno.

En su habitual conferencia de prensa y luego de que causara revuelo informativo la reunión privada que sostuvo la semana pasada con líderes evangélicos que le dieron la bendición, el tabasqueño se dijo a favor del diálogo ecuménico, que no es otra cosa que procurar el encuentro y acercamiento entre las distintas iglesias.

Es la relación en armonía entre la iglesia católica y la evangélica y todas sus denominaciones", expresó.

Como mandatario mexicano, anticipó, habrá de auspiciar y será respetuoso también del diálogo interreligioso y entre creyentes y no creyentes que es lo que considera "lo más importante".

Quiso aclara el tema, insitió, para que "no quede la menor duda de que vamos a actuar con responsabilidad, en el marco de la Constitución. No vamos a actuar como representantes de grupos o facciones. Vamos a representar a todo el pueblo de México".

BUEN SÍNTOMA

A pregunta expresa sobre las declaraciones de la víspera de su contendiente del PRI, Enrique Peña Nieto, quien sin nombrarlo lo tildó de irresponsable y demagogo por proponer bajar los precios de los energéticos sin precisar cómo, dijo que "es buen síntoma que se meta conmigo".

MIF