Andrés Manuel López Obrador se convierte hoy en el presidente número 65 de los mexicanos y su sexenio será el más corto desde el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río, en 1936, luego de la reforma política de 2014 que modificó las fechas de entrega-recepción de poderes en México.

El tabasqueño deberá entregar la titularidad del poder Ejecutivo el lunes 30 de septiembre de 2024, porque en adelante el inicio de cada sexenio será el día 1 de octubre de cada seis años.

López Obrador también vuelve al Congreso de la Unión convertido en presidente de la República trece años después de su desafuero como jefe del gobierno del entonces Distrito Federal, tras una medida política promovida por diputados del PAN y PRI que vieron elementos ilegales de AMLO al construir una calle para conectar un hospital.

“A mí me van a desaforar, me van a despojar de mis derechos políticos por haber intentado abrir una calle para comunicar un hospital (…) Tengo la certeza absoluta de que no se me juzga por violar la ley, sino por mi manera de pensar y actuar y por lo que pueda representar junto con otros mexicanos para el futuro de nuestra patria”, dijo el hijo ilustre de Mascupana aquel 6 de abril de 2005.

El hoy presidente de México al gobierno con una aprobación del 62.60 de los mexicanos, una cifra que contrasta con el 24% que deja el mandatario saliente Enrique Peña Nieto, en 2012  adversario de López Obrador en la carrera presidencial de entonces.

Las elecciones de las que  Andrés Manuel López Obrador resultó candidato ganador a presidente han sido calificadas como históricas por la alta concurrencia de votantes, aproximadamente 30 millones de los 89 millones de mexicanos convocados a las urnas le dieron su voto al tabasqueño.

De esta manera, AMLO se convirtió en el candidato más votado en toda la historia de las elecciones en México, pues el presidente saliente Enrique Peña Nieto ganó en 2012 con el 38.20% de los votos y Vicente Fox con el 42.52% y Felipe Calderón con 36.89% de los sufragios en el año 2000 y 2006.

El triunfo de López Obrador, contendiente ya en dos ocasiones anteriores por la Presidencia mexicana, rompe con el bipartidismo que durante 18 años gobernó el México moderno, con dos gobiernos del PAN de la mano de Vicente Fox y Felipe Calderón, y del PRI con Enrique Peña Nieto al frente.

Andrés Manuel López Obrador recibe un México con una economía con un crecimiento promedio anual de 2.0%, una inflación en 2018 en 4.56%; con la deuda pública equivalente al 46% del PIB y un desempleo en 3.19%, todos números económicos alentadores, pero contrastantes con los que tienen que ver con la inseguridad, pues los mexicanos enfrente un promedio de 19 homicidios por cada 100,000 habitantes y hechos de corrupción, que los motivó a votar por quien hoy asume la Presidencia de México.