El presiente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no tiene intereses en polemizar y confrontarse con el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, quien ayer advirtió que “hay cierto estancamiento en la actividad económica” guiado por una contracción en la actividad industrial y “cierta desaceleración que ya se empieza a notar en el sector servicios”.

El gobernador Alejandro Díaz de León destacó que desde junio pasado, los empresarios y analistas identifican como limitantes para la actividad económica a la inseguridad, corrupción, impunidad y otro tipo de problemas de Estado de Derecho, y en segundo término observan a la incertidumbre por políticas internas como factor de riesgo.

Al respecto, en Palacio Nacional, López Obrador insistió en que respeta la autonomía del Banco central.

“Pues que sean los mexicanos los que juzguen, pero yo soy respetuoso de lo que diga el Banco de México y de la independencia del Banco de México. Y no voy a pelearme con los funcionarios del Banco de México, no me voy a enganchar en un pleito con los del Banco de México, porque no quiero que vayan a utilizar esto para hacer una columna los periodistas conservadores, que le busquen por otro lado, pero no se las voy a poner fácil yo”, refirió.

[email protected]