El precandidato presidencial por la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, justificó que Manuel Bartlett sea candidato a senador, a pesar de los señalamientos que se le han hecho por su actuación en las elecciones de 1988, al considerar que en los últimos tiempos ha cambiado y mantenido una actitud consecuente.

No nos anclemos en el pasado, no estemos pensando en que la gente no cambia, vamos a esperar, no juzguemos por anticipado, en los últimos tiempos Manuel Bartlett ha tenido una actitud consecuente, me consta, en la defensa del petróleo , expresó López Obrador.

El político tabasqueño expresó lo anterior luego de que Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano manifestó que Bartlett debería dar su versión sobre la llamada caída del sistema en las elecciones presidenciales de 1988.

Además, a lo dicho por Cárdenas Solórzano se suma lo expresado por el senador perredista Carlos Navarrete, quien apuntó que no moverá un dedo para apoyar su campaña en Puebla .

En entrevista luego de participar en el homenaje que se le rindió al recientemente fallecido Luis Javier Garrido, investigador y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la casa de Cultura de Tlalpan, López Obrador consideró que el cambio se puede realizar en ambos sentidos.

Así como hay quienes pudieron tener un pasado cuestionable y luego encausarse por el rumbo correcto, también hay quienes pudieron haber sido consecuentes toda su vida y luego claudicar en el último momento, abundó al ser cuestionado sobre la candidatura de Bartlett Díaz desde el bando de la izquierda.

Insistió en que en que en el Movimiento Progresista debe ser bienvenido cualquiera que asuma ahora una postura consecuente, ya que es necesario sumar la mayor cantidad de voluntades posibles para transformar al país.

Necesitamos buscar la unidad y la transformación, hay cosas que no me gustan del todo como dirigente pero las tengo que hacer, porque el interés superior es transformar a México , puntualizó.

En ese sentido, reiteró que provengan de donde provengan son bienvenidos los que luchan por la transformación del país aunque en el pasado hayan cometido actos reprobables, si están en condiciones de enmendar y actuar con rectitud, poniendo por delante los intereses de la nación.

López Obrador recordó el caso del muralista José Clemente Orozco, quien al inicio de la Revolución combatió con su arte a Francisco I. Madero, al tiempo que engrandeció a Porfirio Díaz, pero luego evolucionó política y socialmente hasta convertirse no sólo en uno de los mejores pintores de México sino en un hombre muy consecuente.

MIF