El titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, se lanzó contra el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) al considerar que fue una "simulación" en la que participaron organizaciones de la sociedad civil.

“El colmo fue la creación de esta institución de combate a la corrupción, Sistema Nacional Anticorrupción y saben, empieza en debate para crear al Sistema Nacional Anticorrupción, y la corrupción no era delito grave porque desde 1994 se reformó el Código Penal para que la corrupción no se considerara delito grave.

“Están funcionarios y los de la llamada sociedad civil porque todos esos lo que buscaban eran acomodarse en estos organismos, hablando del instituto anticorrupción cuando no era delito grave la corrupción, el que robaba podría salir bajo fianza, a ese grado de simulación se llegó”, mencionó. 

El presidente de la República enfatizó que se buscará que sólo sea una sala adscrita al Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA) que sea la que conozca de faltas administrativas relacionadas con corrupción de funcionarios públicos. 

De acuerdo con las reformas para el SNA se prevé la creación de cinco salas especializadas regionales en el país adscritas al TFJA. 

Sin embargo, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal presentó una iniciativa a inicios del año pasado para crear una sola sala especializada. 

“Este instituto anticorrupción iba a tener salas regionales, más la sala central estamos hablando como de 300 cargos, imagínese cuánto cuesta eso, entonces vamos a hacer una sala nacional que atienda todo, entonces fue excesivo y era una manera de simular de que había justicia, de que había honestidad”, sostuvo el presidente. 

Falta de recursos a la CEAV

López Obrador calificó como una “distorsión” de la información el que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) haya alertado que se le recortarían recursos con lo que se pondría en juego su funcionamiento. 

“Hubo una mala información como todo distorsionan las cosas y en este caso hasta contribuyó la directora (de la CEAV Mara Gómez Pérez)”, dijo. 

El mandatario criticó que el que la directora de la CEAV diera a conocer el asunto algo que a su juicio “no debió de hacer, es libre pues y aquí no se le impide a nadie que se manifieste”.

Acotó que el decreto por que el que se reducen en 75% los gastos operativos de las instituciones de la Administración Pública no contempla a aquellas dedicas a derechos humanos por lo que afirmó que no se recortarán recursos destinados directamente a las víctimas.