Monterrey.- El candidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista se dijo confiado en que a pesar del apoyo de algunos medios de comunicación a su contendiente del PRI, Enrique Peña Nieto, el grueso de los mexicanos le dará su voto.

Confió mucho, creo que los ciudadanos van a decir: ¡Basta! Al cinismo, a la corrupción, a todo este desastre que hay en el país".

En su acostumbrada conferencia de prensa matutina, previa al encuentro en que dará a conocer su propuesta en materia económica al empresariado local, López Obrador dijo que de ser Presidente combatirá la corrupción en los cuerpos de seguridad pública como el primer paso para abatir los altos índices de criminalidad y violencia en el país, y en particular en Nuevo León.

Se va a actuar evitando que la delincuencia corrompa, como ha venido sucediendo, a las autoridades, separando con mucha claridad a la autoridad de la delincuencia. Que no haya contubernio como sucede, que se pueda definir una frontera, una línea divisoria, entre autoridad y delincuencia". manifestó.

Su eventual gobierno, abundó, acompañado por Alberto Anaya, dirigente nacional del PT y quien le llevó el mariachi Tierra y Libertad para que le cantara "El Rey", del maestro guanajuatense José Alfredo Jiménez, el abanderado de los partidos de izquierda en el país dijo que su estrategia en materia de seguridad públuca contempla además ofrecer oportunidades de empleo y de estudio a los jóvenes "para que no sean enganchados por la delincuencia organizada".

Y denunció que hace seis años los gobernadores del PRI, entre ellos Natividad González Parás, exgobernador de Nuevo León, acordaron apoyar a Felipe Calderón y hacer fraude para robarle el triunfo.

"En el 2006 hablamos de la necesidad de un cambio, no se nos hizo caso. Los que no quieren el cambio nos cerraron el paso y ahí están las consecuencias. No estaría así el país si no nos hubiesen robado la Presidencia de la República", aseveró.

González Parás también es responsable de la violencia que se vive en el estado, aseguró, porque impuso al actual gobernador, Rodrigo Medina, con quien garantizó que tendría una relación institucional para abatir el crimen que afecta a los neoleoneses.

rramos@eleconomista.com.mx

MIF