El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que la revocación de mandato que ayer aprobó el Senado, es una oportunidad para que la oposición se reorganice y pueda convocar al cambio de gobierno en 2021.

En Palacio Nacional, el Presidente dijo que ayer fue un buen día para él, porque el Congreso aprobó dos de sus iniciativas: la revocación de mandato y la tipificación de facturas falsas como delincuencia organizada.

Respecto a la revocación del mandato que ha despertado críticas y dudas por parte de la oposición que argumenta la posibilidad de que sea usada como instrumento para su reelección, el presidente López Obrador dijo no entender cómo los “conservadores” se oponen a una figura que, a su juicio, es democracia participativa.

“Los conservadores —que siempre se distinguen por la hipocresía y por el doble discurso— piensan que todos somos como ellos y que esto se está haciendo para buscar la reelección, cuando es todo lo opuesto, es darles la oportunidad a los opositores, es un acto democrático, de primer orden, para que en tres años puedan convocar por vía legal al cambio de gobierno, que se terminen de articular como lo que son, una reacción conservadora, se organicen, ayuden también a conseguir las firmas y a votar”, afirmó.

Al pronunciarse sobre el contenido de la minuta de revocación de mandato aprobada por el Senado, y que ahora será discutida por la Cámara de Diputados, el presidente López Obrador consideró que le impidieron convocar a la consulta de revocación, pero no que llame a las personas para que se organicen y cumplan con el porcentaje de firmas requeridas.

“No quieren que el Presidente sea el que convoque, pero no me impiden para que yo les llame a los ciudadanos a que se pueda ejercer este derecho, y que los ciudadanos se organicen, reúnan las firmas y se lleve a cabo la consulta”, comentó.

López Obrador declaró que está a disgusto, tanto en la fecha para la consulta que se aprobó, como en el umbral de firmas y el porcentaje de participación requerido.

“Debieron dar más facilidades, por ejemplo, 3% del padrón o de los ciudadanos, considero que es bastante; debieron reducir el porcentaje; de todas maneras, estamos hablando como de 2 millones 500,000 ciudadanos que tienen que firmar, pero debieron ponerla más fácil para juntar las firmas.

“Y lo otro, también ponen muy alto el porcentaje de participación para que la consulta tenga validez, es decir, que aplique, creo que están solicitando 40% de participación. Entonces, debieron bajarle un poco.

“Yo quería que fuese el 21 más que el 22, pero pusieron muchas trabas y al final los del partido opositor, conservador, votaron en contra”, comentó.

Sin embargo, el presidente López Obrador celebró en términos generales la aprobación de la revocación de mandato, figura que se comprometió a no usar para promover su reelección en 2024.

“El que se pueda llevar a cabo la consulta ciudadana para la revocación del mandato. Esto es muy importante porque habíamos llegado, en el mejor de los casos, a una democracia imperfecta, representativa, estábamos muy lejos de una democracia participativa, porque se elegía por tres, seis años y ya, aunque la autoridad electa se desempeñara mal, aunque se demostrara que era ineficiente, corrupto, mediocre y ladrón un gobernante, se le tenía que aguantar seis años.

“Ya se sabía desde el primer año, el segundo año, cuando mucho el tercer año, que era mal gobernante y se tenía que sostener a ese gobernante, y se agravaba el daño.

“Entonces, ahora el ciudadano puede, a la mitad del mandato, decidir si continúa ese gobernante o renuncia. El pueblo pone y el pueblo quita. Y esto está establecido en la Constitución, en el artículo 39, el pueblo tiene en todo momento el derecho de cambiar la forma de su gobierno”, refirió.

[email protected]