El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que su gobierno no pretende simpatías con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

López Obrador argumentó que la decisión de su gobierno, de no firmar el acuerdo de Lima para condenar un nuevo mandato de Maduro, no tiene que ver con simpatías, sino con la política de no intervención de México en asuntos internos de otros países.

”Esto es un asunto que genera mucha polémica, pero debe de entenderse que no es un asunto de simpatías, es un asunto que tiene que ver con nuestra política exterior, con los principios de nuestra política exterior que siempre han dado resultados, al grado que se le reconoce a México por esa política exterior”, dijo el mandatario mexicano.

“Hubo un tiempo que se abandonó esa política exterior y que secundamos decisiones tomadas en otras latitudes y por otras causas. Nosotros no vamos a actuar así, vamos a ser respetuosos de todos los gobiernos y de todos los pueblos del mundo siempre”, refirió AMLO.

En conferencia matutina en Palacio Nacional, Obrador aseguró que sus opositores y grupos “conservadores” quisieran que se metiera “en estos casos”, aunque dijo que su gobierno mantendrá la política de no intervención.

“Y los conservadores quisieran que nos metiéramos en estos casos, pero se callan cuando se cometen también atropellos de parte de gobiernos afines al conservadurismo.

“Nosotros preferimos la neutralidad, no meternos. Y, repito, no es un asunto de simpatía, es un asunto que tiene que ver con principios de nuestra política exterior, que los vamos a defender”, aseveró el presidente de México.

Andrés Manuel López Obrador destacó que la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE) será la encargada de decidir si México envía un representante a la toma de protesta de Nicolás Maduro, prevista para el 10 de enero. Indicó que cualquier decisión que tome la cancillería, contará con su apoyo.

[email protected]