Ixtlahuaca, Edomex. En territorio mexiquense, estado que vio nacer a Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador aseguró que su adversario del PRI no ganará el 1 de julio.

A propósito de que el priísta negó que tenga acuerdo con Elba Esther Gordillo para que la lideresa del sindicato nacional de maestros sea Secretaria de Educación Pública, López Obrador expresó: Dijo Peña Nieto que no es cierto que la vaya a nombrar Secretaria de Educación. Sí, no será Elba Esther Secretaria ni él será Presidente, porque no ganará .

Sus simpatizantes, pocos si se comparan con los de otros mítines en lo que va de la campaña, le festejaron lo dicho. Por la tarde, en Tejupilco, López Obrador fue severo con su rival nacido en Atlacomulco.

De llegar al poder, prometió que encabezará una guerra contra la corrupción y se terminará la buena vida de los altos funcionarios públicos porque ya no viajará en aviones y helicópteros privados al estilo Peñita.

Sugirió nombres para el gabinetazo del priísta: a Carlos Salinas lo describió como el titiritero; a Mario Marín como Secretario de Desarrollo Social, y a Humberto Moreira para ocupar la Secretaría de Hacienda.

Durante el día, informó a sus oyentes que como Gobernador del Estado de México, Peña Nieto, acostumbró a viajar a París y hospedarse en hoteles de 25,000 pesos la noche.

En el DF, apeló a la buena voluntad de los concesionarios de televisión para transmitir el segundo debate presidencial en sus canales de mayor audiencia. También le pidió a Leonardo Valdés, presidente del IFE, convencer a los dueños de Televisa y TV Azteca. Él puede, con sus buenos oficios, persuadir , agregó.

Luego, reconoció que Televisa últimamente ha mostrado una actitud de mayor apertura para informar del desarrollo del proceso comicial en puerta.

rramos@eleconomista.com.mx