En el arranque de su segunda campaña por la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador ofreció a todos los mexicanos, y con humildad, su honestidad, experiencia y corazón para salvar al país.

Volveremos a ganar", afirmó el contendiente de la izquierda desde su casa de campaña en el Distrito Federal, en punto de las siete de la mañana y antes de partir a su tierra, Macuspana, Tabasco, donde este medio día encabezará su primer mítin.

Durante una conferencia de prensa de escasos diez minutos, el candidato presidencial del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que agrupa al PRD, PT y Movimiento Ciudadano, dijo que en julio próximo se decidirá si continúa "el régimen de corrupción, injusticias y privilegios que está destruyendo a México o si entre todos logramos hacer valer un cambio verdadero".

Ese cambio, precisó el tabasqueño, significa honestidad, justicia, seguridad y tranquilidad para todos los mexicanos.

"Estoy optimista, creo que el pueblo sabrá estar a la altura de las circunstancias. Convoco a todas las mujeres y hombres de Morena a que hagamos entre todos y desde abajo esta campaña para construir una nueva República justa, humana, digna, libre, democrática y amorosa".

A pregunta expresa, afirmó que Enrique Peña Nieto, su contendiente por el PRI y PVEM, "encarna la corrupción. Para refrescar la memoria, un dato: fue el secretario de Administración de Arturo Montiel (exgobernador del estado de México)".

López Obrador, quien en días pasados aseguró que ya perdonó al presidente Felipe Calderón tras haberle robado el triunfo en las elecciones de 2006, comentó que en su vida siempre ha perdonado porque no es un hombre de odios ni rencores.

"No olvido, pero sí perdono".

A diferencia de los comicios de hace seis años, informó, su movimiento está más organizado ya que cuenta con 53,000 comités seccionales, tres millones 600,000 "protagonistas del cambio verdadero" y dos millones y medio de representantes en todo el país.

"Así vamos a enfrentar al dinero, a los aparatos gubernamentales y a algunos medios de comunicación empeñados, empeñados en imponer al próximo Presidente de México", concluyó y salió a saludar a los brigadists de su movimiento, apenas un puñado de gente congregada en la esquina de San Luis Potosí y Córdoba, en la colonia Roma, a las afueras de la caa de campaña.

"Un saludo a todos mis vecinos de La Roma. Voy a mi tierra, voy a mi agua", afirmó y abordó su Jetta blanco con rumbo al aeropuerto.

MIF