El presidente Andrés Manuel López Obrador y la jefa de gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, realizaron un recorrido de supervisión por las obras de ampliación de la Línea 12 del metro de la Ciudad de México, las cuales llevan 29% de avance y recursos ejercidos, hasta el momento, por 3,018 millones de pesos.

El financiamiento utilizado del 2013 a la fecha representa 26% del total destinado para el proyecto, contemplado en 9,538 millones de pesos.

López Obrador aseguró que, en el Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado recientemente en la Cámara de Diputados, hay recursos suficientes para concluir tanto la ampliación de la Línea 12 como el Tren Interurbano México-Toluca.

Para este último, refirió que inicialmente su construcción se estimó en 30,000 millones de pesos, sin embargo, se le han invertido 55,000 millones, y para terminarlo se requieren 20,000 millones más.

“En el presupuesto aprobado hace unos días hay 2,000 millones de pesos para darle continuidad a esta obra (la ampliación de la línea 12), y también en el caso del tren, 3,000 millones; es decir, 5,000 millones para que continuemos trabajando”, explicó.

Contempló además que ambas obras podrían quedar concluidas en un plazo de tres años.

La ampliación de la conocida como Línea Dorada será de 4.6 kilómetros y comprende tres estaciones: Valentín Campa, Álvaro Obregón y la terminal Observatorio. Con esto, la línea 12 se convertiría en la más larga del Sistema de Transporte Colectivo, de acuerdo con la Secretaría de Obras y Servicios de la capital.

Por otra parte, tanto el presidente como la jefa de gobierno se comprometieron a atender a los habitantes afectados por la construcción.

La alcaldesa de Álvaro Obregón, Layda Sansores, acusó que no existe presupuesto de mitigación para la obra, y que la administración anterior dejó a la alcaldía “con cero pesos y cero centavos”. 

Ante esto, Sheinbaum Pardo anunció que se establecerán mesas de trabajo conjuntas con la demarcación y las empresas constructoras en caso de que se hayan registrado daños imprevistos. “Una obra que es en beneficio de los vecinos no puede partir de afectaciones a los propios vecinos”.

En el mismo sentido, el presidente López Obrador aseguró que se atenderán las demandas de las colonias contiguas a las obras, y afirmó que se acelerará la construcción.