El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, informó que se instalará una mesa de conciliación entre el gobierno y las empresas que construyen y operan gasoductos en México, para llegar a acuerdos que beneficien a ambas partes, y evitar así un diferendo legal.

“Vamos a privilegiar el diálogo, se va a formar una mesa de conciliación tratándonos de separar del tema legal y tratando de llegar a una solución que beneficie a todos”, dijo el líder empresarial en entrevista, al término de una reunión privada que sostuvo con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Destacó que el jefe del Ejecutivo será quien designe al equipo que integrará la mesa de diálogo por parte del gobierno federal, mientras que la CCE y el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) formarán el de las empresas involucradas, que son Infraestructura Energética Nova (IEnova), TransCanadá y Carso Energy.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) inició los arbitrajes a los contratos que se firmaron en la pasada administración con esas empresas, las cuales construyeron siete ductos que actualmente se mantienen parados. No obstante, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) determinó que CFE les debe pagar subsidios.

“No, para nada (van a desistir de los procesos), vamos a una conciliación, veremos qué pasa después de la plática, normalmente en estos procesos se encuentran puntos de acuerdo”, explicó Salazar Lomelín a pregunta expresa.

Dio a conocer que el ducto marino Texas-Tuxpan incrementará la capacidad de uso de gas en 40 por ciento, lo que implicaría que se tenga un energético más barato para la producción de electricidad, y haya gas para cualquier uso.

El presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), Antonio del Valle Perochena, se mostró optimista de que el problema se puede resolver; “hay oportunidad de resolverlo sobre todo privilegiando en diálogo como ha sido el interés principal del presidente desde el inicio de su gobierno”, planteó.

Es decir, privilegiar el diálogo que es lo que siempre ha demostrado y en este caso estamos contentos porque así va hacer”.

Por la mañana, en su conferencia de prensa el mandatario adelantó que se encontraría con ambos líderes para tratar la situación del gasoducto Texas-Tuxpan y garantizó que no habrá escasez de gas, de gasolinas ni de diésel.

"Estamos buscando un acuerdo con las empresas, se acudió a esta instancia para resolver el problema del contrato de gasoductos porque se considera que es perjudicial para la hacienda pública. Esa es la visión nuestra", expresó el mandatario.