El presidente Andrés Manuel López Obrador fue claro en el sentido de estar dispuesto a que el Congreso de la Unión modifique su iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica para garantizar su aprobación, siempre que no se modifique la esencia de la propuesta.

“Pues sí, siempre y cuando se mantenga la esencia de la iniciativa. ¿Cuál es la esencia de la iniciativa? Que la industria eléctrica sea una industria estratégica propiedad de la nación, de todos los mexicanos, y que la generación, la distribución de la energía eléctrica no tenga propósito de lucro. Si eso se sostiene, la rectoría del Estado en el manejo de la industria eléctrica, adelante”, respondió a la pregunta de si aceptaría cambios a su proyecto toda vez que hay legisladores de la oposición que condicionan su voto aprobatorio a que se incluya sus propuestas.

Sobre su iniciativa para nacionalizar el litio, comentó:

“Lo otro, el litio, que eso les importa mucho, nada más que están hablando nada más de la industria eléctrica o de la iniciativa de reforma constitucional para la industria eléctrica y no se atreven a hablar del litio, pero lo que no les conviene, no les gusta, es que el litio sea propiedad de la nación, porque quisieran que fuese como las concesiones que se dan para la explotación del oro, de la plata, de otros minerales, concesiones privadas, y no. El litio es un mineral estratégico; me consta de que les brillan los ojitos a algunos”.

Las grandes empresas o corporaciones comerciales como los “Oxxos’’, explicó, no le compran energía a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) porque “ellos supuestamente producen su propia energía, con subsidios, y pagan menos que lo que pagan los usuarios en México, las familias”.

Con su iniciativa de reforma eléctrica, dijo, lo que quiere “es que ya no sigan robando. Tan sencillo como eso. Y dicen que se va a ir la inversión. No se van”.Su propuesta consiste en que el Estado se quede con el 54% del mercado de la electricidad y la iniciativa privada con el 46%, explicó, pero ni así concita respaldo.

“¿Saben cuánto es el 46% del mercado de México? Es toda la electricidad que se consume en Argentina, en un país de 50, 60 millones de habitantes. Entonces, deberían de estar agradecidos, nada más que no tienen llenadera. Se quedaron con la mala costumbre de robar a manos llenas”.

Aclaró que no se trata de una expropiación o nacionalización del sector eléctrico, sino de fortalecer a la CFE porque de lo contrario “no vamos a poder garantizar precios justos en la energía eléctrica”.

rolando.ramos@eleconomista.mx