Amnistía Internacional hizo un llamado a la Cámara de Diputados para que se asegure de que el dictamen relativo a la modificación del Código Federal de Procedimientos Penales establezca con claridad el carácter ilícito de toda prueba obtenida bajo tortura.

A través de un pronunciamiento oficial este organismo internacional expuso que el tratado de la Convención Contra la Tortura y Otro Tratos o Penas Crueles Inhumanos o Degradantes, ratificado por el gobierno mexicano, obliga a declarar como ilícita toda prueba obtenida mediante tortura.

No obstante, Amnistía Internacional advierte que, el proyecto que se discute en la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados introduce términos ambiguos que ponen en riesgo esta prohibición.

Vale recordar que la reforma al sistema de justicia penal aprobada en 2008, tiene como parte de sus objetivos garantizar un juicio justo y terminar con el uso de la tortura y mal trato en los procesos penales.

Este organismo ha documentado casos en los cuales las pruebas presentadas para inculpar a una persona en un juicio penal han sido obtenidas mediante tortura, sin que los responsables de estas prácticas hayan recibido castigo.

Ante ello, es fundamental para Amnistía que "todas aquellas medidas legislativas o de cualquier otra índole que el Estado adopte para hacer frente a este reto, cumplan de manera rigurosa con los estándares internacionales en materia de derechos humanos a los que se ha comprometido, y que no establezca un marco legal que socava la prohibición de la obtención de pruebas por medio de violaciones de derechos humanos".

klm