Amnistía Internacional condenó el asesinato del niño mexicano Adrián Hernández, de 14 años, por parte de un oficial de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en una respuesta 'desproporcionada' a una presunta agresión.

'Este ataque en la frontera parece una respuesta horriblemente desproporcionada y representa un atentado a los estándares internacionales que asientan que la policía sólo puede usar armas de fuego como último recurso', dijo Susan Lee, directora para América de AI.

De acuerdo con las primeras investigaciones, un oficial de la Patrulla Fronteriza respondió a balazos la supuesta agresión de la que fue víctima cuando un grupo de adolescentes mexicanos le lanzaron piedras.

El organismo llamó también a que se abra una indagación 'completa, imparcial y transparente' sobre este hecho que ocurre apenas a dos semanas de que otro mexicano murió tras una golpiza que le propinaron agentes fronterizos que además usaron pistolas eléctricas.

El organismo también llamó a una revisión urgente del uso de la fuerza por parte de la Patrulla Fronteriza a fin de que se impongan estándares más estrictos sobre la manera en que emplean armas de fuego y paralizadores eléctricos.

/doch