En las próximas horas, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila (PGJEC) podrá dar a conocer el móvil del porqué fue ejecutado José Eduardo Moreira Rodríguez -hijo del exgobernador de Coahuila Humberto Moreira Valdés y sobrino del actual Jefe del Ejecutivo de ese estado- al contar con elementos suficientes de participación de polizetas en los hechos ocurridos el pasado miércoles.

Fuentes de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) manifestaron que, de acuerdo con las evidencias que arrojaron 16 peritajes y 21 declaraciones ministeriales, parte de las averiguaciones previas de carácter federal y del estado de Coahuila: PGR/COAH/ACU/108/DD/2012 y A5109/12, el crimen fue causa de una venganza.

Lo que esperan la Procuraduría General de la República (PGR) y la PGJEC es capturar a los autores materiales, debido a que el subdirector de Operaciones de la Policía Municipal de Ciudad Acuña, Rodolfo Castillo Montes, y algunos elementos de la corporación habrían cooperado en la emboscada del exfuncionario estatal.

La declaración del diputado local, Cuauhtémoc Arzola Hernández, y su hijo Guillermo Arzola Sanmiguel fueron vitales para vincular a los policías con la desaparición y muerte de Moreira Rodríguez.

Para las autoridades federales, todo tendría el fondo de una venganza por parte Los Zetas, tras la muerte de Alejandro Treviño Chávez, sobrino de Miguel Ángel Treviño Morales El Z-40, uno de los dos principales cabecillas y fundador de esa organización criminal, antes brazo armado del Cártel del Golfo, creado por el extraditado a Estados Unidos, Osiel Cárdenas Guillén El Mata Amigos.

Por el momento, la PGJEC tiene arraigados a Castillo Morales y los preventivos José Trinidad Cárdenas y Víctor Carrizales, con quienes José Eduardo Moreira habría tenido el último contacto en vida del pasado miércoles, luego de que fuera desaparecido y asesinado, para después abandonar su cuerpo en una camioneta en el ejido Santa Eulalia.

La Procuraduría estatal añadió que tiene declarando a otros 39 elementos de Seguridad Pública municipal de Ciudad Acuña -fuerza compuesta por 187 elementos en su totalidad-, los cuales se encuentran bajo sospecha de pertenecer o colaborar con Los Zetas en el estado.

LA ÚLTIMA LLAMADA

Antes de ser asesinado, José Eduardo Moreira sostuvo una plática vía telefónica con Guillermo Arzola, colaborador y amigo, a quien informó que se dirigía a una cita con el subdirector de la policía ministerial, Rodolfo Castillo Montes (foto izquierda); el policía niega que haya citado a José Eduardo.

JOSÉ EDUARDO DEJÓ PISTA DE SU ÚLTIMA CITA

Tras el asesinato de José Eduardo Moreira, han declarado políticos y policías municipales, con ello pudo saberse que iba a una cita.

3 DE OCTUBRE DEL 2012

5:45 pm. El diputado Cuauhtémoc Arzola habla con José Eduardo, quien le informa que va a ver al subsecretario de Seguridad Pública de Ciudad Acuña, Rodolfo Castillo Montes.

7:00 pm. Moreira Rodríguez no llega y Arzola Hernández habla con Castillo Montes, quien niega haberlo citado. Al no contestar las llamadas se le declara desaparecido.

9:20 pm. Encuentran su cuerpo en Santa Eulalia.

4 DE OCTUBRE DEL 2012

Realizan las exequias.

5 DE OCTUBRE DEL 2012

Castillo Montes y dos policías se presentan a declarar y son arraigados.

Ese mismo día, declara el diputado Arzola Hernández y su hijo.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila presume participación del crimen organizado con ayuda de policías municipales.

6 DE OCTUBRE DEL 2012

El procurador Homero Ramos Gloria anuncia la presentación de otros 39 policías de la Delegación Fundadores para declarar. Sube el número de arraigados a siete.

[email protected]