Ante la pronunciada sequía que se vive en el norte del país, los gobiernos de México y Estados Unidos ya analizan estrategias para cumplir con el pago de agua que debe efectuarse entre dichas naciones y con ello evitar rencillas diplomáticas así como para dar frente a los impactos del cambio climático.

El subdirector general técnico de CONAGUA Felipe Arreguín, aseguró que, pese a la sequía, hasta el momento no se debe "ni una gota de agua" del pago al que ambos están obligados, de acuerdo con la Convención de 1906 y el Tratado bilateral de 1944, no obstante se están elaborando anteproyectos para enfrentar posibles modificaciones al ciclo hidrológico que altere la cantidad del recurso hídrico en la Cuenca del Colorado y río Bravo.

Explicó que durante el 2010 con el huracán Alex, las presas quedaron llenas y el pago de los 342.7 millones de metros cúbicos anuales fueron entregados. Además explicó que el plan de entrega es anual y será en 2015 cuando nuevamente México deba entregar 2,158 millones de metros cúbicos.

No obstante, aceptó que uno de los impactos del Cambio Climático es una modificación del ciclo hidrológico, por lo que ya se planteó la existencia de una desalizadora así como préstamos de presas para la mejor conducción del agua a los campos de cultivo.