Los jóvenes no queremos vivir en un país que deje para mañana lo que urge resolver hoy.

El secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, declaró que la evaluación a los alumnos de educación básica no se suspende sino que se pospone para el 2015.

El argumento detrás de esta decisión es que se busca acabar con los vicios y perversiones de la Evaluación Nacional de Logros Académicos en Centros Escolares (ENLACE). En realidad, el debate está abierto para ir mucho más a fondo y entender aquello que no resulta tan evidente a simple vista.

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), institución responsable de llevar a cabo esta evaluación, justifica esta decisión afirmando que la prueba ENLACE no refleja con transparencia el rendimiento escolar, pues entre otras razones los maestros supuestamente enseñan sólo aquello que contiene la prueba, pasan las respuestas a sus alumnos anticipadamente y evitan que los alumnos de bajo rendimiento la tomen.

El Secretario de Educación Pública sostiene que estos vicios se dan por el defecto de origen que vincula los resultados de la prueba con estímulos económicos a los maestros. El problema es mucho más profundo. La SEP se lava las manos diciendo que es una decisión del INEE en la que ellos ya no tienen competencia legal. La realidad es que no se quiere medir para no poner en evidencia lo mal que está el sistema educativo del país.

Organizaciones de la sociedad civil se han unido a la exigencia de no suspender la prueba ENLACE. Mexicanos Primero ha dicho que cancelar la evaluación estandarizada y censal cancela también la posibilidad de hacer un diagnóstico escuela por escuela, para dar seguimiento oportuno a los alumnos y apoyar donde más se necesite.

Reconociendo que, si bien la prueba es perfectible, Mexicanos Primero está en contra de que se cancele sin tener algo mejor que la sustituya, pues afirma que el mal uso que se le haya dado a la prueba no justifica su eliminación.

En todo caso, pone en evidencia la falta de información por parte de las autoridades sobre la falta de controles y sanciones a quienes hicieron actos de corrupción con la prueba.

La falta de confianza en la prueba ENLACE es reflejo de un problema sistémico nacional: la corrupción.

La medición y evaluación son instrumentos clave para que los ciudadanos exijamos mayor transparencia y rendición de cuentas en todo. Ya basta de posponer.

[email protected][email protected]_regil