Fue Kofi Anan, en su papel de secretario de la ONU, quien consideró por allá del 2005 que tener un día para celebrar al Internet en todo el mundo, ayudaría reflexionar a muchos sobre sus usos, ventajas, oportunidades y hasta riesgos, y daría pie a crear debates sobre el uso de las nuevas tecnologías. La idea fue generar un ambiente similar al que ha logrado ya el Día Internacional de la Mujer, por ejemplo.

La propuesta de Anan fue acogida con mucho entusiasmo, después de todo, si tenemos días para los héroes, los caídos y sufridos, bien valía la pena tener uno para hablar sobre el web. Se le llamó entonces, el Día Mundial de Internet y se decidió que sería el 17 de mayo.

México acogió la idea desde el principio y se unió a las celebraciones, reuniendo en talleres y conferencias a todo tipo de expertos para hablar sobre el tema –cabe decir, los mismos de siempre-- y aunque inició en el Distrito Federal –la sede tradicional era algún Museo en Chapultepec decidió desde el 2010 rotar a los diferentes estados de la República. En el 2010 se celebró en Monterrey y este año, se escogió a Boca del Río, Veracruz, considerada como una de las ciudades más digitales, según un ranking elaborado por Motorola.

Al igual que México, este Día también es celebrado en España, Portugal, Argentina, Brasil, Colombia y Ecuador.

La gran pregunta es, ¿ha servido de algo tener un Día Especial para Internet?

Siendo sinceros, la respuesta es quien sabe .

Hasta ahora, esta fecha se ha convertido más en un desfile de cifras y rankings más allá de incentivar las reflexiones y las acciones.

A la fecha, no he detectado que los usuarios mortales del Internet y sobre todo, los que ni siquiera lo conocen, se hayan visto beneficiados gracias a algún debate que haya surgido de este evento, o alguna investigación realizada.

Sólo por curiosidad, pregunte a algún amigo, al chofer de algún taxi, el vendedor del Oxxo o de a su mamá, si sabe qué es el Día de Internet quizás no lo sepan.

México se siente orgullo se contabilizar 34.9 millones de habitantes conectados al web, pero en las celebraciones de este 17 de mayo, no habrá espacio para reflexionar sobre los otros 70 millones de mexicanos que no lo conocen.

¿Será cuestión de tiempo? ¿O falta un re-enfoque total del Día D?

Recuerdo que cuando era niña, el 30 de abril era un día obligado en mi escuela para visitar a otros niños y llevarles alguna ayuda. No sé si eso cambió su perspectiva de tener un Día especial, pero sin duda, todos le veíamos utilidad ¿Podrá fomentarse un espíritu similar en el Día Mundial de Internet?