En sus últimas apariciones en público como presidente del Inegi, Eduardo Sojo Garza-Aldape regresó al Colegio de México; acompañado por el resto de los integrantes de la Junta de Gobierno del órgano autónomo, quienes tuvieron un diálogo franco e intenso con profesores-investigadores de esa casa de estudios.

Hace tres meses, en el marco de un seminario sobre violencia y paz en esa misma sede académica, el presidente saliente del Inegi presumía de su legado. México es el único país que ha logrado la autonomía constitucional de su oficina estadística , sostenía. ¿Gracias al Pacto por México? Para nada: la reforma en esa materia ocurrió en el 2006 y el marco jurídico que permitió la instrumentación del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica.

En ambas ocasiones, Sojo ha destacado la importancia estratégica de la institución que dejará dentro de 30 días. En términos de información , definió, es como el banco central . Ni más, ni menos.

El economista guanajuatense trascendió a los gobiernos panistas. Con el regreso del PRI a Los Pinos tuvo un ejercicio peculiar de la autonomía: además de una medición del Producto Interno Bruto, que en altos círculos peñistas consideran defectuosa (por subestimar el crecimiento de la economía), ha generado índices, censos y encuestas para evaluar al gobierno federal.

Sojo Garza-Aldape termina su sexenio con el respaldo unánime de los integrantes de la Junta de Gobierno, quienes reconocen su estilo de conducción creó vicepresidencias temáticas y una autonomía de gestión que les permitió ganar espacios en foros académicos en México y el mundo.

Para sustituirlo,Peña propuso a Julio Alfonso Santaella, cuya nominación ocurre casi al mismo tiempo del nombramiento de Alberto Torres García otro ex funcionario del Banco de México como jefe de la Unidad de Crédito Público en Hacienda. ¿Los itamitas también van por el Inegi?

El curso de este nombramiento presidencial podría sufrir un giro drástico, si procede la propuesta panista para introducir un mecanismo de control parlamentario para la designación del presidente de la Junta de Gobierno del Inegi. Con la reforma a los artículos 67 y 69 de la Ley del Sistema Nacional de Información Estadística, el mecanismo para designarlo sería similar al de los miembros de la Junta de Gobierno: con el requisito de la mayoría calificada, en votación en el Pleno de la Cámara Alta.

La iniciativa, presentada por el senador Juan Carlos Romero Hicks, enlista al Coneval, la SCJN, el INEE, la CNDH, la Cofece, el INAI y el INE. ¿El denominador común? Sus presidentes son designados por el Poder Legislativo o electos por sus propios integrantes. La excepción entre los órganos autónomos es el Inegi, más parecido en ese terreno a la Conavi o al Conapred.

No se confundan: Santaella es propuesta de (Luis) Videgaray, no de (Agustín) Carstens , comentan integrantes de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta, quienes observan que en caso de ser ratificado por el Pleno sería el tercer economista egresado del ITAM dentro del órgano de gobierno del Inegi.

Cercano a la SHCP, pero lejano a la tradición estadística, en el Inegi observan más detalles de su intermitente paso por la banca mexicana. Tras dirigir el ITAM (1997-2001) regresó al Banco de México a cargos menores, hasta que ocupó la Dirección de Apoyo a las Operaciones de Banca Central. Hace 13 meses fue designado coordinador ejecutivo del Fondo Mexicano del Petróleo.

Y alertan sobre el reto que implica tomar las riendas de un organismo con 17,000 trabajadores, dos organismos sindicales, ocho oficinas regionales y 32 delegaciones en todo el territorio nacional. Santaella nunca ha trabajado en una institución de esta envergadura , advierten.

Además de las estadísticas de coyuntura y las encuestas que habitualmente presenta, pronto deberá enfilar sus esfuerzos al Censo Agropecuario (2017), al Censo Económico (2018) y finalmente, al Censo Nacional del Población y Vivienda, en el 2020.

En el relevo de Eduardo Sojo Garza-Aldape apenas se ha escrito el primer capítulo. Allá sueñan con una integración tersa y sin aspavientos de Santaella, y apuestan a que el próximo presidente de la Junta de Gobierno será interno. Sus expectativas están irremediablemente atadas al resultado del proceso de designación de los dos ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que deberán ser elegidos por el Senado de la República.

Una de las ternas prácticamente está decidida: el ex procurador fiscal Javier Laynez Potisek concita apoyos entre los grupos parlamentarios mayoritarios, tiene el respaldo de Videgaray y goza de una acrecentada reputación, basada en un hecho tan cardinal como paradójico: sus vínculos con Los Pinos son prácticamente inexistentes.

Si prevalece la otra terna en la que destaca la magistrada Norma Lucía Piña , estarían dadas las condiciones para que proceda el planteamiento de la bancada panista. Y entonces se abriría el espacio para un interinato, que recaería en el decano de la Junta de Gobierno del Inegi.

EFECTOS SECUNDARIOS

ÚLTIMO CHANCE. Rezagado en la carrera por la candidatura panista del 2018, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno-Valle, apostó a la promoción de su imagen a través de las megaobras. ¿Fue buena estrategia? Por ahora solo quedó demostrado que Moreno-Valle es un excelente organizador de eventos masivos. Miguel Bosé, Luis Miguel, Paulina Rubio... Pitbull costará al erario poblano 10 millones de pesos, de acuerdo con versiones de la prensa local. El afamado reggaetonero ofrecerá un concierto el próximo sábado.

[email protected]