Ante la pandemia, muchos comerciantes de comida callejera se quedaron sin remuneración, por la falta de clientes ante el confinamiento.

Durante el confinamiento y el desconfinamiento, una de las grandes interrogantes que ha puesto a trabajar a muchas personas es el futuro de la comida callejera.

Es cierto que los negocios que venden alimentos han batallado durante la pandemia, incluso han modificado las formas de acceder al consumidor. Cuando se habla del panorama de la comida lista para consumir, en muchas ocasiones se asume que se habla del sector formal. Sin embargo, el sector informal de comida preparada en distintos países representa no sólo una alternativa económica que sostiene a miles de familias, sino que en las recientes décadas se le ha dado la debida importancia a este sector como uno de los principales contribuyentes históricos al patrimonio alimentario de diferentes países.

La denominada comida callejera es una acepción que en México entendemos muy bien, pero que engloba a toda una variedad de manifestaciones de cocinas ambulantes que facilitan la vida de millones de personas que habitan en las grandes concentraciones urbanas.

En recientes tiempos, ha sido tal la atención hacia la comida callejera que se le ha empezado a considerar como un negocio del tipo semiformal, sobre todo en países asiáticos como Tailandia, donde estas comidas representan en gran medida el vasto paisaje alimentario del país. Ante la pandemia, muchos comerciantes de comida callejera se quedaron sin remuneración, por la falta de clientes ante el confinamiento. Muchos de estos negocios subsisten alrededor de los grandes centros de actividades laborales y escolares de las ciudades, y al estar cerrados, también ellos se vieron obligados a suspender su actividad. En Tailandia, la reapertura de la comida callejera se ha dado con la venia de las autoridades y los comerciantes han buscado nuevas formas de adaptarse al virus. Por ejemplo, ahora muchos negocios en Tailandia aceptan el pago por medio de código QR, para no tener que manejar el dinero en efectivo.

En Nueva York, una nueva polémica sobre la comida callejera se ha suscitado en medio de las protestas contra el racismo y la brutalidad de algunos policías. El tema de la reglamentación de los puestos de la comida callejera es uno de esos puntos delicados en cualquier país. En la ciudad de los rascacielos, las autoridades han buscado disminuir el contacto directo de la policía con los vendedores de comida, pues anteriormente era la policía quien hacía la inspección sobre el cumplimiento del reglamento. Ésta es una medida tomada por el alcalde en busca de disminuir la interacción directa entre policías y vendedores de comida, quienes en su mayoría pertenece a la población migrante y de origen afroamericano. Estas personas se han visto en la polémica anteriormente, ya que recibían multas estratosféricas por violaciones mínimas al reglamento, como vender muy cerca de la banqueta. En medio de toda la polémica por el movimiento antirracista, se suma el hecho de que, en algunos suburbios de migrantes, hubo quienes salieron a la calle a vender preparaciones caseras, por la falta de empleo o la suspensión de sus actividades. El sobreestandarizar la comida callejera comporta el riesgo latente de perder manifestaciones culinarias que no hubieran nacido en otro contexto de restauración. Sin embargo, la pandemia ha puesto de cabeza un mundo, que de por sí ya estaba bajo el escrutinio de ciertas voces ortodoxas y pontificadoras que la han querido condenar a desaparecer. La reinvención de esta comida se verá en las próximas épocas. Será interesante ver las modificaciones y adaptaciones que ello conlleve.

Twitter: @Lillie_ML

Liliana Martínez Lomelí

Columnista de alimentación y sociedad

PUNTO Y COMO

Columnista de alimentación y sociedad. Gastronauta, observadora y aficionada a la comida. Es investigadora en sociología de la alimentación, nutricionista. Es presidenta y fundadora de Funalid: Fundación para la Alimentación y el Desarrollo.