De estancarse o incluso caer el nivel de actividad de la industria manufacturera en EU, ello jalaría hacia una significativa recesión a la economía mexicana.

Se esperaba; la estimación oportuna del PIB confirmó el estancamiento en el cual se encuentra la economía. Las tasas de crecimiento en los tres primeros trimestres de este año (respecto del trimestre anterior) fueron -0.3, 0.0 y 0.1% respectivamente. Por su parte, las tasas de crecimiento de cada uno de los tres trimestres respecto del mismo trimestre del 2018 fueron 1.2, -0.8 y -0.4%, lo que arroja que durante los primeros nueve meses del año, la economía no creció (en comparación, el crecimiento promedio en el periodo enero-septiembre del 2018 fue de 2.1 por ciento).

Como señalé en mi artículo de la semana pasada, el estancamiento en el cual se encuentra la economía tiene, primordialmente, causas internas. La cancelación de la construcción del aeropuerto de Texcoco, anunciada el 29 de octubre del 2018, marcó el inicio de un proceso en el cual se han cancelado sin sustento diferentes programas públicos, se ha buscado minar a los órganos autónomos del Estado y se han aprobado diversas disposiciones legales que han reducido tanto la confianza como la certidumbre jurídica. El resultado ha sido una significativa caída tanto de la inversión como la adquisición de bienes de consumo duradero y un práctico estancamiento del consumo privado en general (el crecimiento del sector servicios, cuyo principal componente es el consumo privado, fue de 0.0% en el tercer trimestre).

Ante la caída de la inversión (privada y pública), la disminución del consumo público y el estancamiento del consumo privado, las exportaciones de bienes agropecuarios y manufacturados, principalmente hacia el mercado estadounidense, han sido prácticamente la única fuente de expansión de la demanda agregada que evita una reducción del PIB. Sin embargo, esta única fuente de crecimiento también puede desaparecer.

Con una economía abierta y fuertemente ligada a la economía estadounidense con el tratado de libre comercio, el ciclo económico de la industria manufacturera nacional está íntimamente ligado a través de las exportaciones y de las cadenas productivas integradas, con el ciclo de esta misma industria en Estados Unidos. Durante los primeros nueve meses del año, el crecimiento anual promedio de la industria manufacturera estadounidense ha sido de sólo 0.4% e incluso en agosto y septiembre ya se experimentaron tasas de crecimiento negativas y las expectativas son que esta tendencia continúe. Inclusive, existen algunos indicadores como que la curva de tasas de interés está invertida que anticipan una posible recesión de la economía estadounidense durante el próximo año.

De estancarse o incluso caer el nivel de actividad de la industria manufacturera en ese país y más aún si la economía cae en una recesión, ello jalaría también hacia una significativa recesión a la economía mexicana, más aún cuando por las decisiones de política, hasta ahora tomadas la han debilitado estructuralmente (incluso, ya con el dato de nulo crecimiento durante los primeros nueve meses, la expectativa para todo el año es que la economía mexicana experimente una tasa de crecimiento ligeramente negativa). ¿Qué hacer?

Una política fiscal contracíclica no puede utilizarse por dos razones: la excesivamente optimista estimación de ingresos públicos para el próximo año y lo costoso que sería recurrir a endeudamiento externo, precisamente por las decisiones de política que explican el estancamiento y que hicieron más vulnerable a la economía ante choques externos negativos. En consecuencia, el camino a tomar es revertir varias de las decisiones tomadas: la cancelación del aeropuerto, prácticamente matar la reforma eléctrica, construir una refinería y un tren con rentabilidad social negativa, etcétera; pero lo más importante es formar las condiciones que generen confianza y den certidumbre jurídica de que los derechos privados de propiedad serán respetados.

Isaac Katz

Economista y profesor

Punto de vista

Caballero de la Orden Nacional del Mérito de la República Francesa. Medalla al Mérito Profesional, Ex-ITAM.