Reminiscencias, lo no sucedido .

D. Bonhoff, Die Wahrheit

Las cosas están así. En la globalización, el país ha de acelerar el paso para sumarse al pelotón que va a la vanguardia y entonces abrir la posibilidad de que aquí, hasta en lo más recóndito de lo local, cada quien tenga un lugar .

¿Con qué se aumenta la velocidad? Conocimiento, ciencia y tecnología, responde el estratega silencioso.

Desde hace por lo menos 15 años se habla de sociedad de conocimiento , pero en la realidad no se ha hecho nada, al contrario, se retrocede. Conocer significa abrir horizontes, miradas, y todos los sentidos. Parece tan sencillo.

Lectura para aprender a pensar; aritmética y matemáticas para tener instrumentos de diseño de mundos; luego, ingenieros en todas las especialidades. Y atravesar los distintos ciclos con clases de música para formar ejecutantes y compositores. El índice de creatividad de una sociedad se mide por sus inventos y por el número de sus virtuosos con el violín, el piano, la flauta y el pequeño tubo soplador de burbujas.

Una revolución para la creatividad, el hacer lugar y el dar tiempo . Su primer impulso no necesita más de un sexenio. Las inversiones fluirían como lluvia suave y persistente. Las estructuras productivas elevarían la competitividad por sí mismas, armadas como están de conocimiento, tecnología y vibraciones creativas, al tiempo que el mercado interno se vuelve motor del crecimiento junto con las exportaciones.

Los efectos de este proceso envolverían la violencia y la inseguridad, procesándolas mediante un Estado de Derecho eficiente y eficaz.

Según el Índice de Competitividad de la Escuela de Negocios de Suiza, México ocupa en la actualidad el número 57 en una lista de 140 países. Ese indicador es sólo eso, pues en este campo la aceleración hace milagros, o casi.

Tómense las decisiones precisas y lo demás se dará por añadidura. ¿Qué expectativas tiene el mundo sobre México?

Se resumen en esta fórmula: un gran potencial y una incógnita con respecto al momento de su despliegue. Así se pueden ver los cerca de 24,000 millones de dólares que serían invertidos en bonos del gobierno durante los próximos dos años, una vez que en octubre México se integre al World Government Bond Index. La recuperación del flujo de inversión extranjera va en el mismo sentido y, también, el desarrollo regional. Una ola de creatividad y de ánimo. Comenzar y recomenzar. Ahora.