Las autoridades a nivel global parecen estar decididas a no dejar que la economía mundial caiga y aumente el riesgo de una recaída, empezando por transmitir aquello a los mercados, que son los primeros en reflejar la confianza y "contagiarla".

Casos como el de Gran Bretaña, en el que se aplicaron recortes fiscales extremos sin llegar -hasta el momento- a mejoras significativas en el ahorro fiscal y que además frenaron el crecimiento económico, indican que el remedio podría apuntar más hacia políticas pro-crecimiento responsables en primera instancia y el trabajo creíble en acuerdos para solucionar los problemas fiscales en el largo plazo. De ahí se explicaría el giro en recientes declaraciones de organismos financieros mundiales hacia una mayor flexibilidad en los ajustes en Europa.

Es evidente que Estados Unidos está con momentum económico, así lo refleja el índice de sorpresa económica, que desde hace un mes se encuentra en terreno positivo y hoy alcanzó el nivel más alto desde febrero.

Los alentadores datos de empleo y vivienda han sido determinantes para que la confianza de los consumidores se ubique en un peak de 5 años. Ayer se publicó un sólido dato de ventas retail y hoy se informó que la producción industrial creció 0.4% en septiembre.

Además, el índice líder del sector inmobiliario creció por séptimo mes consecutivo, alcanzando 41 puntos y aunque se mantiene en terreno contractivo (bajo 50), es el nivel más alto desde junio de 2006. Por otro lado, la inflación se aceleró en septiembre de 1.7% a 2%, levemente sobre las expectativas de los analistas.

En la Zona Euro, con la mirada puesta en una nueva cumbre que se celebrará este jueves y viernes, se informó que la inflación se desaceleró de 2.7% a 2.6%. En tanto, la encuesta ZEW, de sentimiento económico, se mantiene en terreno pesimista, aunque ésta subió de -3.8 a -1.4 puntos.

En el Reino Unido, la inflación se desaceleró en septiembre, de 2.5% a 2.2%, su nivel más bajo en casi 3 años. Lo anterior, abre camino al Banco de Inglaterra para que aumente la dosis de su programa de inyección de liquidez.

Con respecto a la temporada de reportes corporativos, se mantiene la tendencia positiva en las compañías estadounidenses, particularmente en el sector financiero. Goldman Sachs superó en 25% las expectativas de los analistas. En tanto, Coca Cola reportó marginalmente sobre lo esperado.

En este escenario, Wall Street reaccionó de manera positiva, el Dow Jones y el S&P 500 avanzaron 1.0%, mientras que el Nasdaq subió 1.2 por ciento.

En latinoamérica las bolsas también presentaron importantes alzas, las que estuvieron lideradas por la bolsa de Colombia (1.3%), seguida de México (1.2%), Chile (1.0%), Perú (0.6%) y Brasil (0.1%).

Ante las expectativas de que se clarifique la situación de España, las bolsas europeas anotaron importantes ganancias, lideradas por el IBEX español (3.4%) y el CAC francés (2.4%). También destacaron las alzas del DAX alemán (1.6%) y el FTSE inglés (1.1%).

Los mercados asiáticos cerraron en general al alza. El Nikkei japonés avanzó 1.4%, el Kospi coreano subió 0.8% y la bolsa de Taiwán escaló 0.7%. Sin embargo, el Sensex de la India cayó 0.7% y la bolsa de Shanghai cerró plana.

*Cita del economista John Maynard Keynes, considerado unos de los más influyentes del siglo XX.